· 

El Ayuno

 

El ayuno es una práctica muy antigua y común en la mayoría de las religiones, cada día aumenta el interés  en él  ya que está siendo recomendado para prevenir y tratar enfermedades.

 

   Ante esto, las personas preguntan ¿si siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día, cómo es que ahora se recomienda ayunar? Los expertos opinan que el ayuno es tan importante por la sobre-alimentación actual, el consumo de alimentos procesados y el sedentarismo, estamos sobrepasando nuestra capacidad natural de eliminación de toxinas.

 

   Esta práctica en personas sanas no tiene ningún riesgo, pero su utilización debería analizarse a profundidad en el caso de determinadas enfermedades y no aplicarse en situaciones como el embarazo o en las distintas etapas del crecimiento, el ayuno no es para todo el mundo.

 

   Debe tomarse como un estilo de vida, como el vegetarianismo, más que como una dieta en sí. El ayuno a corto plazo ayuda a perder peso,  por otro lado no sirve de nada  si cuando toca comer después de un ayuno ingerimos alimentos procesados en vez de verduras, frutas, carnes magras, legumbres y cereales integrales, otro riesgo del ayuno es llegar a la siguiente comida con mayor apetito y favorecer que las comidas y cenas sean más abundantes, menos equilibradas y que haya más picoteo antes de realizarlas. El ayuno es favorable pues se  imitan los hábitos alimenticios de nuestros antepasados, que no tenían acceso a los alimentos durante todo el día y que hoy en la actualidad los tenemos a la mano solo abriendo la puerta del refrigerador o yendo a los comercios que trabajan las 24 horas lo que evita evita al  cuerpo a restaurar un estado más natural y sano. 


BENEFICIOS DEL AYUNO PARA LA SALUD

 

· En primer lugar  cuando una persona ayuna no gasta energía en el proceso de digestión y asimilación de nutrientes, las células y  órganos descansan.

 

· Por otro lado esa energía se puede emplear en los procesos de eliminación y depuración promoviendo  la autofagia de células y tejidos dañados, mayor capacidad depurativa del organismo,  y eliminación de mediadores de la inflamación.

 

· Se produce una disminución de las enfermedades asociadas al envejecimiento.

 

· Aumenta la producción de factores que promueven la formación de nuevas neuronas en regiones específicas del cerebro y de conexiones sinápticas entre las neuronas existentes.

 

· Se ha observado que se produce una activación hormonal disminuyendo las hormonas del estrés.

 

· El ayuno ayuda también a mejorar el ánimo y el equilibrio emocional porque las emociones intensas y mal gestionadas también actúan como toxinas: suponen una tormenta de neurotransmisores y hormonas en nuestro cuerpo y nuestro cerebro, que pueden ser barridas durante el ayuno.

 

     Incorporar la práctica del ayuno es una buena inversión en salud y bienestar. Mejora la digestiones y la salud intestinal, aumenta la sensación de bienestar físico y la claridad mental, ayuda en el control de peso, aumenta las defensas  y potencia la sensación de vitalidad. Pero, como siempre, hay que ser precavidos. No dejarse llevar por la moda o el marketing o lo que le ha funcionado a otra persona. Hay que aplicar el sentido común y personalizar las decisiones según las características de cada uno.  Antes de hacer nada hay que conocerse y utilizar el conocimiento y el sentido común.


¿CÓMO HACER EL AYUNO?

 

Hay algunos signos que pueden ser señales potentes de la necesidad de limpiar y desintoxicarte: dolor de cabeza, mal aliento, boca pastosa, lengua blanca, digestiones pesadas, gases, piel con eccemas o acné, edemas, celulitis, agotamiento mental, indecisión, nerviosismo, negatividad…

 

            Antes de empezar con el ayuno, hay que prepararse: tener claro el objetivo y decidir el tipo de ayuno que se va  a hacer, la duración, el momento y el cómo. El ayuno es un proceso de auto-cuidado, así que  irá bien organizarse para llevarlo a cabo en días en que se pueda estar tranquilo, sin muchas tareas y con tiempo para pasear, leer, meditar…

 

Hay distintos tipos de ayuno: se puede elegir entre un ayuno corto, mediano o largo:

 

· Ayuno corto consiste en alargar el periodo de depuración fisiológica que tiene lugar mientras duermes, saltándote la cena de ese día o el desayuno del día siguiente. Así estarás 14-16 horas en ayunas, por ejemplo. Éste es un tipo de ayuno bastante fácil de incluir en tu día a día, que puedes seguir durante toda la semana o en días alternos o de lunes a viernes y descansas en fin de semana.

 

· Ayuno mediano de 24 horas, por ejemplo una vez a la semana. En estas horas de ayuno debes beber mucha agua para ayudar a tu cuerpo a eliminar toxinas,  puedes tomar infusiones y algún caldo de verduras.

 

· Ayuno largo de 1-5 días en los cambios de estación, por ejemplo de 7-10 días dos veces al año. Para estos ayunos largos necesitas preparación y organización para ir entrando de forma gradual, eliminar los alimentos que no vas a tomar y llenar la despensa de los que necesitarás (si vas a tomar algo de verdura, por ejemplo, o infusiones o batidos vegetales). Se pueden hacer ayunos completos o ayunos parciales comiendo algunas verduras y frutas. La salida de los ayunos largos también conviene que sea gradual: reintroduce los alimentos en este orden: frutas, verduras, algas, grasas buenas (aguacate, aceite de coco, frutos secos), cereales, proteína vegetal, proteína animal.

 

             Durante el ayuno pueden aparecer: flemas, boca seca, lengua blanca o amarilla, sudoración con olor fuerte, orina con olor fuerte, dolor de cabeza o debilidad. Son signos de desintoxicación. Si hay una enfermedad, pueden agravarse los síntomas, así que debes ser cuidadoso. Y también puede haber pérdida de peso, sobre todo en los primeros días de ayuno, por eliminación de agua retenida y eliminación de tóxicos. Debes beber mucha agua para ayudar a tu organismo a eliminar las toxinas y puedes tomar agua con limón, infusiones, caldos de verduras o agua de mar, para reponer las sales minerales necesarias. Al dejar de comer pueden aparecer también emociones desagradables u otras que permanecían escondidas porque comer se relaciona también con el aspecto emocional (comemos cuando nos sentimos tristes, nerviosos, frustrados, enfadados…). Por eso el ayuno también es una buena oportunidad para darte cuenta de cuál es tu relación con la comida. Otro pasó más en la toma de conciencia.

 

             El ayuno como tratamiento complementario a la quimioterapia  ha mostrado aumentar

los beneficios de esta y reducir sus efectos secundarios

 

Además es una herramienta muy valiosa para el auto-conocimiento: cómo aguantas, cómo te sientes, de qué eres capaz, reconoces el valor de ir más allá de una creencia, aguantas una sensación desagradable o una emoción y ves cómo el cuerpo responde. Si eres principiante en esta práctica te sugiero que unos días antes del ayuno alimentarte con abundantes verduras y frutas así como hidratarte con suero casero e infusiones evitando alimentos y comidas procesadas, e iniciar saltándote la cena.  En posteriores artículos te iré mostrando otros tipos de ayuno. Como siempre te dejo los siguientes enlaces para que amplíes tus investigaciones.

 

https://www.youtube.com/watch?v=YfifMvPuFiQ

https://www.youtube.com/watch?v=vHlB4QI7Rhs&t=5s

https://www.vidapotencial.com/beneficios-ayuno/

Escribir comentario

Comentarios: 0