· 

La Teoría del Centésimo Mono


Lyall Watson  escribió un libro llamado  “Lifetide: The Biology of Consciousness”.

 

Ahí relata un sorprendente suceso que ocurrió cuando experimentaba con una colonia de monos en una isla cerca de Japón. Watson quiso cambiarles la alimentación, que comiesen papas, pero al verlas sucias de tierra y barro, los animales las rechazaron. Luego de cierto tiempo, a una mona joven se le ocurrió llevar las papas al río y lavarlas antes de comerlas, y entonces las comió sin problemas, luego enseñó a los demás monos jóvenes a lavar las papas, casi como jugando. Los monos mayores no aprendieron a hacerlo, excepto aquellos que tenían hijos jóvenes, quienes enseñaron el truco a sus padres. Poco a poco, más y más monos fueron aprendiendo el nuevo comportamiento, un buen día,  súbitamente, toda la colonia estaba lavando las papas. Pero lo más sorprendente fue que a partir de ese día, los monos de otras islas, sin contacto con los anteriores, también habían aprendido a lavar las papas, incluso los monos de Takasakiyama, en pleno territorio de Japón.

 

Como si el nuevo conocimiento se hubiese expandido por el aire, alcanzando a toda la especie…  Watson consideró que cuando el mono número X había aprendido, se completó la Masa Crítica, es decir, el número de monos necesario para que toda la especie adquiera de pronto el nuevo conocimiento o la nueva conducta. Esto le hizo suponer que en la evolución de las especies hay mecanismos diferentes de aquellos que intervienen en la selección natural, lo cual tiende a mostrar que esos mecanismos también inciden sobre la manera como ideas y costumbres se propagan por toda la especie humana. A esto se llamó “Teoría del Centésimo Mono”.

 

 

 Watson dice en su libro que si un número suficientemente grande de personas (Masa Crítica) adquieren un nuevo conocimiento o forma de ver las cosas, esto se propagará por toda la humanidad. El término masa crítica se utiliza en sociología para referirse a la cantidad mínima de personas que son necesarias para que un fenómeno concreto tenga lugar. Así, una vez que una determinada parte de una población ha oído hablar de una nueva idea o aprendido una nueva habilidad, su difusión entre el resto de la población se produce de forma instantánea. Este es el proceso que explica el bioquímico Rupert Sheldrake en su teoría de los campos morfogenéticos. 

 

 

 De esto se desprende que una sola persona podría completar la Masa Crítica, y desencadenar un nuevo conocimiento para toda la humanidad. ¿Será usted el centésimo mono?

 

El problema de esta teoría es que, unos años más tarde, se descubrió que no era tan científica como parecía. Como era de esperar, los famosos monos aprendieron la nueva conducta de los simios más mayores y no de los jóvenes y su descubrimiento gastronómico tardó mucho más en generalizarse de lo que cuenta la historia. Al descubrirse esta falta de rigor, no faltó la oleada de críticas tildando  la teoría del centésimo mono  inventada.

 

 La teoría del centésimo mono no esté comprobada científicamente y seguramente tenga más de fábula inspiradora que de verdad absoluta. Vale que sea mentira. ¿Pero sabes qué? A mí me gusta. Extrapolando todo esto al género humano, me gusta la idea de que los esfuerzos de un conjunto de personas para  cambiar el mundo a algo mejor puede llegar a tener su fruto y hacer que otras muchas personas se unan a la causa.  Si un número suficiente de almas aprenden o comprenden que el Amor es lo más importante de la vida, ¿se imagina usted cómo cambiaría súbitamente la humanidad?

 

Imagínate cómo podríamos evolucionar hacia un mundo mejor si conseguimos una masa crítica que piense, sienta y actúe con la energía más poderosa del mundo que es el amor.  

 

Estoy convencida de que la sanación del planeta empieza por que nos sanemos a nosotros mismos.

 

Quizá podamos contagiar al de al lado.  Creo que no hay que meterse en grandes investigaciones científicas para comprobarlo.

 

 

https://ojodeltiempo.com/teoria-del-centesimo-mono/

https://www.youtube.com/watch?v=PY_TaosvrrU


Escribir comentario

Comentarios: 0