· 

El poder del agradecimiento

Dar gracias es una forma de regresarle a la vida, a Dios, al universo, a quien tú decidas, todo lo que nos ha dado a lo largo de la vida.

 

 

Entre más  agradeces, más y con más gusto se te devuelven los regalos de la vida. Hay cosas tan sencillas que tenemos y solo cuando ya no están es cuando generalmente se ve la importancia que tenían. No siempre es fácil agradecer cuando las cosas no van bien, hace tres meses murió mi mascota Beggy, la había encontrado mi hijo en la calle, sin placa y muy sucia, asustada entre los carros, era una perrita Schnauzer    aunque no era de raza pura yo la amaba, la amo.  Era una cachorrita traviesa y juguetona, le encantaba salir a pasear y además le gustaban las verduras, al llevarla a esterilizar murió. Con  pesar  la tome entre mis brazos y agradecida no pude evitar llorar, todo lo que pude hacer en ese momento fue llorar, abrazarla y dar gracias, gracias, gracias. Permanecí por mucho rato, me permití sentir el dolor de imaginar mi vida sin ella, deseaba  tener el poder de la vida y revivirla,  hubo un momento en el que  advertí  la culpa que sentía la doctora y su ayudante, estaban consternadas, no hubo reclamo hacia ellas, la vida es así, no somos inmortales en este mundo físico, seguí todavía con un llanto que era difícil de contener y al estar a solas con mi cachorrita empecé a agradecer a  Dios por haber permitido que llegara a mi vida, por haberme permitido amarla, por haber despertado en mi la responsabilidad y cuidados que le había dado, por hacerme mejor persona, por buscar lo que era mejor para ella, dejarla ser una perrita sin tenerla como un juguete, solo disfrutar de su presencia. A los días y para ir dejando la tristeza por su ausencia, me imaginaba que ella era libre, que iba a estar dando muchas caminatas sin peligro, no fue fácil. Seguía agradeciendo los momentos felices que pasábamos juntas. El día que cumplía  tres meses de haber partido estábamos desayunando y  llego mi hijo con una pequeña cerámica de una cachorrita Schnauzer  y fue sorprendente esa sorpresa, nadie recordaba la fecha, con ese regalo que compro cerca de su trabajo, fue claro el mensaje para mí, ella era libre, y yo siempre la llevaría en mi corazón y mente, ese día agradecí con todo mi corazón la oportunidad de estar viva , de disfrutar de la compañía de los hijos , de sus parejas y de mi esposo, ya no lloro por ella, la extraño pero sin tristeza.    


El asunto es darnos cuenta de los miles, no mejor dicho millones de regalos que la vida nos hace a diario, ya sea con la naturaleza, las coincidencias, la belleza, la sonrisa,  el arte, el abrazo, la palabra, etcétera. Los regalos persistentemente están ahí para abrirlos con la mirada de la conciencia. Cuando se pone uno a pensar en los millones de espermatozoides y que solo uno llego a su objetivo, fecundar al ovulo y ese acercamiento eres tú, wooooou, que cosaaaa, es sorprendente. Hace unos días subí al transporte, di el saludo habitual con una sonrisa,  y al dirigir la mirada a un pequeño de 8 años aproximadamente que iba con su madre, escuche que no podía hablar, entonces en vez de sentir tristeza me maravillo como la vida me había permitido tener la capacidad de hablar, ese niño no la tenía, quizá era  más afortunado por tener otras cualidades o capacidades que yo nunca tendría, pero el caso es que me di cuenta de algo que había pasado inadvertido para mí, y que era una maravilla, en ese momento cerré los ojos y con una estremecimiento tan grande agradecí a Dios el regalo de poder hablar.

 

Agradecer con el  corazón provoca un efecto dominó que beneficia a todos. Comienza con la propia salud y bienestar, esta energía contagia  a la familia y a las personas que te rodean, luego al mundo en general y finalmente, al Universo. El agradecer es como una gota de agua en un estanque, los círculos concéntricos que se forman  impactan en toda la superficie, así es como imagino cuando damos gracias. Es por eso que agradecer hace bien y es la puerta más rápida y simple para acceder a otra energía, a otro estado de ánimo y a otra dimensión. Con el agradecimiento entramos a la milagrosa dimensión de la conciencia, de la inspiración, del momento presente, de la revelación y la creatividad.

 

                       Una tarea para toda la vida es iniciar una lista de agradecimientos, en un cuaderno especial para ti,  hacer una lista por lo que estas agradecid@, quizá al principio te parezca difícil, pero después te faltara espacio para escribir.  Podría ser algo así como:

 

LISTA DE BENDICIONES         FECHA

1.- gracias por la vida            10 junio

2.- gracias por dormir

3.- gracias por la familia que tengo  20 de Junio

4.- gracias por...                   23 junio

 

 

Cada día o semana ir  aumentándola y al iniciar un año nuevo o el día de tu cumpleaños releerla y agradecer todo eso que anotaste. Incluye desde el simple y maravilloso  hecho de  respirar, estar con quien amas o lejos de quien no te quiere, de poder comer, el trabajo que tienes,  hasta la posibilidad  de poder hacer del baño por tus medios sin la ayuda de nadie, cosas que pasan desapercibidas o por desear más sin observar con conciencia lo que si se tiene. Todo es una decisión personal, está a tu alcance. Los siguientes enlaces te ampliaran este tema.   

 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Felicidad (domingo, 30 junio 2019 00:21)

    He leído detenidamente "La gratitud" muy buena intención y excelente recomendación. Lo pondré en practica