· 

¿Qué tan dañina es la comida frita?


Por lo general la comida frita es deliciosa, es rápida de preparar, pero sabes ¿cuáles son las consecuencias de consumir regularmente comida frita?

 

Esta forma de cocción hace que los alimentos pierdan su valor nutritivo, es decir no aportan minerales ni vitaminas al organismo, esto hace que la digestión no se lleve a cabo de manera adecuada provocando indigestión, acidez y hasta el riesgo de contraer cáncer de estómago.  Las altas temperaturas degeneran el aceite y rompen su composición química, liberando moléculas que son más difíciles de digerir, provocando una mayor acidez en el cuerpo, sobre todo cuando el aceite se reutiliza varias veces.

 

La comida frita puede alterar algunos procesos químicos del cerebro como la producción de dopamina, lo que conduce a síntomas relacionados con la depresión, la fatiga y la ansiedad. Mientras más comida frita se consume, es más probable que se pierda el ánimo y entusiasmo.

 

Asimismo, las consecuencias de consumir comida frita se ha asociado a enfermedades como el cáncer, colesterol elevado, aumento de la presión arterial, diabetes o sobrepeso. Quienes consumen estas frituras regularmente tienen más riesgo de sufrir un ataque al corazón que las personas que no las consumen. No es lo mismo que se fría un huevo, un bistec, con un poquito de aceite a fuego bajo,  a que se sumerja en aceite hirviendo y ese aceite se reutilice varias veces. No importa que se utilice papel absorbente para el exceso de grasa,  ya que el aceite se  quemó mucho antes. Tampoco pasa nada si este tipo de comida se consume de vez en cuando, pero cuando se rebasa más de 4 veces por semana ya existe un riesgo mayor. Una defensa contra lo nocivo que puede llegar a ser el continuo consumo de comida frita  es el consumo de frutas y verduras ya que pueden ayudar a la ingesta de minerales y fibra necesarios para una buena salud.

 

El utilizar otros métodos de cocinar como asar, hervir, al vapor, a la plancha y hornear evitaran estos riesgos de salud para ti y tu familia.

 

Aun así, si deseas seguir cocinando comida que se va a freír te damos las siguientes recomendaciones:

 

· Los mejores aceites para freír son el  aceite de oliva extra virgen, aceite de coco o ghee, ya que estos soportan más, las altas temperaturas.  

· Freír a fuego bajo evitando que la grasa humee pues esto significa que esta ya se quemó liberando toxinas.

· Evitar reutilizar el aceite sobre todo cuando tiene restos del empanizado ya que esto provoca que el aceite se queme.

· Algunos ingredientes, como las chuletas de cerdo o piezas de pollo, liberan su propia grasa a medida que se van cocinando, por lo que no hay que añadir  más grasa.

· Escurre las frituras (incluyo aquellas cocinadas en una sartén con poco aceite) sobre un paño limpio o papel de cocina antes de servirlas.

· En el caso de los alimentos  salteados, transfiérelos al plato con una espumadera o unas pinzas, para que el exceso de grasa quede en la sartén.

· No mezclar diferentes aceites pues algunas toleran peor las altas temperaturas, descomponiéndose más rápidamente.

· Los alimentos para freír deben estar secos para evitar, de esta forma, que salpique al introducirlos en el aceite, además el agua favorece la descomposición del aceite.

 

 

 

ALTERNATIVAS DE GRASAS PARA FREÍR

 

 

 

 

El aceite de oliva extra virgen es el que aguanta mejor la temperatura de la fritura, pudiendo llegar hasta los 180ºC sin alterarse ni degradarse, mucho más que cualquier otro aceite que podamos encontrar en el mercado.


 

 

 

Aceite de coco: Todos los aceites sufren transformaciones importantes en su composición molecular cuando son sometidos a altas temperaturas. Cuanto más insaturada es una grasa, más sensible es al calor y la oxidación. Por ésta razón el aceite de coco puede ser utilizado para cocinar a altas temperaturas sin que sufra ningún cambio. 


El Ghee, es la mantequilla purificada, o también llamado “oro líquido”, es muy famoso en la India por sus cualidades terapéuticas.  Su consistencia es untosa (tipo mantequilla), y  es bien tolerada por los intolerantes a la lactosa. Al igual que el aceite de coco el Ghee, es un grasa saturada y por lo tanta aguanta para cocinar a altas temperaturas, se puede recalentar hasta su punto de humo (205ºC)  sin decolorarse ni desarrollar sabor a quemado, haciéndolo adecuado para el fritado profundo. 

 

 

 

Aplicando estos consejos podremos darnos un pequeño gran placer... de vez en cuando.

Te dejo algunos enlaces para que amplíes tus investigaciones, otros enlaces acerca del modo de preparar el ghee en casa y recetas de platillos que se pueden hornear en vez de freírse. 

 

https://www.eluniversal.com.mx/menu/cuales-son-los-mejores-aceites-para-freir

http://www.upsocl.com/sabores/14-comidas-fritas-que-quedan-igual-de-sabrosas-si-las-horneas/

https://yosoypachamamista.com/como-hacer-ghee-casero-con-fotos/



Escribir comentario

Comentarios: 0