· 

Trastorno límite de la personalidad

El trastorno límite de la personalidad  (TLP) o borderline, es un trastorno de la salud mental que impacta la forma de pensar y sentir acerca de sí mismo y de los demás, lo que causa problemas para convivir normalmente en la vida cotidiana.

 

Comprende patrones de relaciones inestables intensas, una distorsión de la propia imagen, emociones extremas e impulsividad. Se puede llegar a tener un temor profundo al abandono o a la inestabilidad y  dificultad en tolerar estar solo. Sin embargo, la ira desmesurada, la impulsividad y los frecuentes cambios de ánimo pueden alejar a los demás, pese a querer tener relaciones afectuosas y duraderas. El trastorno límite de la personalidad, por lo general, comienza en la edad adulta temprana. Muchas personas que tienen este trastorno mejoran con el tiempo con el tratamiento adecuado y pueden aprender a vivir una vida plena.

 

 

SÍNTOMAS

Entre los signos y síntomas pueden encontrarse los siguientes:

 

· Un miedo intenso de abandono, incluso llegar a medidas extremas para evitar una separación o un rechazo real o imaginario.

· Un patrón de relaciones intensas inestables, como idealizar a una persona por un momento y luego creer que esa persona no muestra interés o es cruel.

· Cambios rápidos de identidad e imagen propias que incluyen el cambio de metas y valores, y verse a sí mismo como malo y como si no existiera.

· Períodos de paranoia relacionada con el estrés y pérdida de contacto con la realidad, que puede durar desde algunos minutos hasta algunas horas.

· Comportamiento impulsivo y riesgoso, como apuestas, conducción imprudente, sexo inseguro, ola de gastos, atracones o abuso de drogas, sabotaje del éxito al dejar de repente un buen trabajo o terminar una relación positiva.

· Amenazas o conductas suicidas o autolesiones, a menudo en respuesta al miedo de separación o rechazo.

· Grandes cambios de humor que pueden durar desde algunas horas hasta algunos días, que pueden incluir felicidad intensa, irritabilidad, vergüenza o ansiedad.

· Sentimientos continuos de vacío.

· Enojo intenso, inadecuado, como perder el temperamento con frecuencia, ser sarcástico o amargado o tener peleas físicas.

 

Si se tienen fantasías o imágenes mentales sobre hacerse daño o pensamientos suicidas, es necesario buscar ayuda de inmediato con un ser querido, un amigo cercano, un colega o compañero de confianza, alguien del grupo religioso, siendo de suma importancia asistir con un profesional de la salud.

 

Si quien presenta estos síntomas es algún familiar o amigo, habla con esa persona para que consulte con un médico o profesional de salud mental. Sin embargo, no puedes obligarlos a buscar ayuda. Si la relación te genera mucho estrés, puedes beneficiarte consultando a un terapeuta.


¿Qué causas originan este trastorno?

 

Tal como sucede con otros trastornos mentales, las causas del trastorno límite de la personalidad no se comprenden del todo. Además de los factores ambientales (como los antecedentes de abuso o negligencia durante la infancia), el trastorno límite de la personalidad se puede asociar con lo siguiente:

 

Genética. Algunos estudios llevados a cabo con gemelos y familias indican que los trastornos de la personalidad pueden ser hereditarios o se pueden asociar estrechamente con otros trastornos de la salud mental que ocurren entre los miembros de la familia.

 

Anomalías cerebrales. En algunas investigaciones se ha demostrado la presencia de cambios en ciertas áreas del cerebro relacionadas con la regulación de las emociones, la impulsividad y la agresión. Además, algunos químicos cerebrales que ayudan a regular el humor (como la serotonina) quizás no funcionen de manera adecuada.

 

Factores de riesgo

 

Ciertos factores relacionados con el desarrollo de la personalidad pueden aumentar el riesgo de sufrir trastorno límite de la personalidad. Algunos de ellos son los siguientes:

 

Predisposición genética. Es posible que tengas un riesgo más elevado si un familiar cercano (tu madre, padre, hermano o hermana) tiene el mismo trastorno o uno similar.

 

Una infancia con episodios de estrés. Muchas personas con este trastorno informan que han sido maltratadas sexual o físicamente, o desatendidas durante la infancia. Algunas personas perdieron a sus padres o fueron separadas de ellos o de una persona responsable de su cuidado muy allegada cuando eran pequeñas, o sus padres o las personas responsables consumieron sustancias en forma indebida o tuvieron problemas de salud mental. Otras estuvieron expuestas a conflictos hostiles y relaciones familiares inestables.


Complicaciones

 

El trastorno límite de la personalidad puede dañar muchos aspectos de tu vida. Puede afectar negativamente las relaciones íntimas, el trabajo, el estudio, las actividades sociales y la imagen que tienes de ti mismo y dar como resultado lo siguiente:

 

· Cambios o pérdidas del puesto de trabajo frecuentes

· No finalizar la formación educativa

· Múltiples problemas legales, por ejemplo, ser condenado a prisión

· Relaciones conflictivas, problemas en el matrimonio

· Causarte daño a si mismo, como cortes o quemaduras, y hospitalizaciones frecuentes

· Involucrarse en relaciones abusivas

· Embarazos no planificados, infecciones de transmisión sexual, accidentes automovilísticos y peleas debido a una conducta impulsiva y riesgosa

· Intento de suicidio

Además, podrías sufrir otros trastornos mentales, por ejemplo:

 

· Depresión

· Consumo inadecuado de alcohol u otras sustancias

· Trastornos de ansiedad

· Trastornos de la alimentación

· Trastorno bipolar

· Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

· Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Otros trastornos de la personalidad


 

¿Qué medidas se pueden tomar?

 

La psicoterapia es el primer tratamiento para las personas con el trastorno límite de la personalidad.  Se puede ofrecer de manera individual con un terapeuta o en una sesión de grupo. Las sesiones de grupo dirigidas por terapeutas pueden ayudar a enseñar a las personas con este trastorno cómo interactuar con los demás y cómo expresarse de manera eficaz. Es importante que las personas que están en terapia se lleven bien con y confíen en su terapeuta. La naturaleza misma del trastorno límite de la personalidad puede dificultar que las personas con este trastorno formen un vínculo llevadero y de confianza con su terapeuta.

 

Por lo general, los medicamentos no se usan como el tratamiento principal para el trastorno límite de la personalidad ya que los beneficios no son claros. Sin embargo, en algunos casos, un psiquiatra puede recomendar medicamentos para tratar síntomas específicos, como cambios de estado de ánimo, depresión u otros trastornos mentales que pueden ocurrir con el trastorno límite de la personalidad. El tratamiento con medicamentos puede requerir la atención de más de un profesional médico. Algunos medicamentos pueden causar diversos efectos secundarios en diferentes personas. Las personas con este trastorno deben hablar con su médico sobre qué esperar de ese medicamento en particular.

 

Algunas personas con el trastorno límite de la personalidad tienen síntomas graves y requieren de cuidados extensivos, a menudo requiriendo hospitalización. Otras personas pueden necesitar tratamientos ambulatorios, pero nunca necesitan hospitalización o atención de emergencia. Las familias de personas con el trastorno límite de la personalidad también pueden beneficiarse de la terapia. Tener un pariente con este trastorno puede ser estresante, y los familiares pueden, de manera involuntaria, actuar en formas que podrían empeorar los síntomas de la persona con este trastorno.

 

Algunas terapias para el trastorno límite de la personalidad incluyen a los familiares en las sesiones del tratamiento. Estas sesiones ayudan a las familias a desarrollar habilidades para comprender mejor y apoyar al miembro de la familia con el trastorno límite de la personalidad. Otras terapias se enfocan en las necesidades de los familiares para ayudarlos a comprender los obstáculos y las estrategias para cuidar a alguien con este trastorno. Aunque se necesitan más investigaciones para determinar la eficacia de la terapia familiar en el trastorno límite de la personalidad, los estudios sobre otros trastornos mentales sugieren que incluir a familiares puede ayudar en el tratamiento de la persona.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0