· 

¿Cómo mejorar la salud?


Hay gente de naturaleza enfermiza y otra que parece que es inmune a los virus.  Aparte de lo que te haya concedido la naturaleza, tú también puedes hacer algo por mejorar tu salud y subir tus defensas. Pueden ser cosas tan pequeñas que tal vez ni hayas reparado antes en ellas.  Imagina tu sistema inmunitario como un ejército interno que se encarga de defenderte de todo tipo de gérmenes y sustancias perjudiciales. Un beso de despedida, cogerte a la barra del autobús o teclear el número de la tarjeta de crédito en una tienda, por ejemplo, te expone a virus y bacterias. Tu sistema inmunológico es el que te protege de estas "agresiones" y te defiende frente a las enfermedades. Son barreras naturales que hacen de escudo.

 

La naturaleza puede haberte dotado, o no, de un sistema inmunitario fuerte, pero los pilares sobre los que descansan estas defensas dependen de ti y se basan en tu estilo de vida: tu actitud ante los problemas, lo qué pones en tu plato y tus hábitos cotidianos.

 

Las personas que tienen un sistema inmunológico  fuerte son y hacen lo siguiente: 


1)   SON POSITIVAS: Las personas con una actitud alegre ante la vida presentan menos riesgos de sufrir derrames cerebrales. Esta es la principal conclusión del estudio realizado en la Universidad de Michigan, es importante mantener una actitud positiva y plantearse nuevos retos tanto personales como profesionales.

2)   VENTILAN SU CASA: Renovar el aire es muy importante para evitar que las toxinas, los virus y las bacterias se acaben “instalando” en tu casa. Basta con abrir las ventanas 10 minutos al día para conseguirlo. Si puedes, aprovecha las horas de sol para que la temperatura no baje demasiado. Y en el trabajo procura no acumular papeles innecesarios y lávate las manos con frecuencia.

3)   COMEN Y COCINAN CON MENOS SAL:  Pasarse con el salero puede activar de forma errónea las defensas, facilitando la aparición de trastornos autoinmunes como la artritis y la esclerosis múltiple,  La OMS recomienda un máximo de 5 g de sal al día.



4)   BUSCAN LA LUZ NATURAL: Pasar tiempo –ya sea trabajando, cocinando, estudiando…– cerca de ventanas por las que entre abundante luz natural ayuda a llevar una vida más activa, a dormir mejor y tener mayor calidad de vida. No olvides que tanto la calidad del sueño como el ejercicio físico potencian el buen estado de tu sistema inmunitario. Así que ya sabes, busca una ventana y disfruta de la luz natural.

 

5)   LES GUSTAN LOS ARÁNDANOS: Es una de las frutas con mayor contenido de antioxidantes. Además, se ha demostrado que protegen a las células del cuerpo –aumentando los niveles de colesterol bueno–, mejoran la circulación, reducen la inflamación cardiovascular y evitan la obstrucción de las arterias. Por si fuera poco, el arándano ayuda a prevenir y reducir las infecciones urinarias. También aporta vitamina C y calcio. 

 

6)   ESCUCHAN MÚSICA ¡Y LES ENCANTA: Clásica, pop, jazz o hasta flamenco… No importa el estilo, pero ponle música a tu vida. Tiene un efecto tremendamente relajante. De hecho escuchar música tres o más veces por semana reduce la presión arterial, disminuye el ritmo cardiaco y los niveles de hormonas relacionadas con el estrés y mejora el estado de ánimo. 



7)   TOMAN ACEITE DE OLIVA: Es uno de los principales pilares de la dieta mediterránea y uno de nuestros mayores tesoros gastronómicos. Y un denominador común en las personas más longevas y con mejor salud. Y es que todo en el aceite de oliva son beneficios. Si ya sabíamos por anteriores estudios que protege contra la presión arterial alta, el colesterol y la diabetes.

8)   LES GUSTA LA COMIDA CASERA: Quien come en casa consume menos grasas malas, menos sal y menos azúcar. Además, si al cocinar te decantas por productos frescos y reduces la sal y el azúcar, estarás haciendo una de las mejores inversiones que puedes hacer de cara al futuro. Piensa que cada plato de cocina casera y equilibrada que comes es como meter una moneda en tu hucha de salud. 

9)   PREFIEREN  EL TÉ VERDE: ¡Cuántas alegrías para tu cuerpo en una pequeña taza! El té verde contiene antioxidantes que hacen más fuerte a tu sistema inmunitario. Además, está demostrado que  ayuda a metabolizar mejor las grasas.



10)   DISFRUTAN DE SU CASA: Lee, cuida tus plantas, prepara un bizcocho casero, haz punto… Cualquier actividad que te haga estar a gusto en tu casa estará bien y tu organismo se aprovechará de ello. Aquellas personas que llevan una vida de hogar satisfactoria tienen un 24% más de posibilidades de enfermar menos que las personas que no se sienten a gusto en su propia casa. 

11)   LES VERÁS COMIENDO MANZANAS: Mantienen alejado al doctor, como recuerda un popular refrán inglés. Y no es de extrañar, pues su riqueza en pectina y flavonoides contribuye a mantener el colesterol a raya, lo que reduce el riesgo de problemas cardiacos. Encima contienen vitamina C, que refuerza las defensas. Además, quitan el hambre y son depurativas. En definitiva, nos falta espacio para recomendarte que comas manzanas y –a ser posible– a diario.

12)   ¡CORREN!: Dicen los expertos que correr o caminar a paso ligero de forma habitual mejora el sistema inmunológico, mantiene el corazón sano, evita el envejecimiento, reduce el riesgo de osteoporosis, diabetes, hipertensión, alivia el estrés y mejora la autoestima. De hecho, hay quien sostiene que la fuente de la juventud está en la vida activa. ¿Necesitas más motivos para salir a andar o correr?



13)   ES FÁCIL VERLES REÍR: ¿Por qué reír nos hace sentir tan bien? Se ha demostrado que la risa tiene efectos positivos en la regulación del sistema inmune. Es decir, reír refuerza las defensas, y esto es así porque incrementa la producción de anticuerpos y activa ciertas células protectoras del organismo, como los linfocitos, responsables de la inmunidad celular. Refuerza tus defensas con estos libros divertidos para morirse de risa.

14)   TOMAN MIEL: La miel es uno de los productos con los niveles de antioxidantes más altos, por lo que protege de los efectos dañinos de los radicales libres y previene además enfermedades del corazón, el cáncer y degeneraciones musculares. Además, facilita la digestión y la asimilación de otros alimentos. Por si fuera poco, la miel regulariza el funcionamiento intestinal. Si quieres mejorar tu salud, toma dos cucharadas de miel al día. 

15)   LES GUSTAN LAS MASCOTAS: La sabiduría popular siempre ha dicho que vivir con una mascota nos hacía más sociables y sanos. Pues bien, los científicos, en su afán por medirlo todo, han confirmado que tener mascota logra desde mejorar los niveles de colesterol y presión arterial, hasta disminuir la ansiedad y el estrés y mejorar el estado de ánimo. Sin contar los beneficios que nos aporta caminar, en el caso de tener perro y pasearlo cada día.



16)   PRACTICAN SEXO: Tener sexo seguro una vez a la semana aumenta los niveles de inmunoglobulina, un anticuerpo que protege de las infecciones. Durante los encuentros sexuales también se libera oxitocina, una hormona que ayuda a llevar mejor las situaciones de estrés. Además el sexo mejora el aspecto de la piel, pelo y uñas, y la autoestima. ¡Ah! Y ayuda a dormir mejor. 

17)   TIENEN CONTACTO CON LA NATURALEZA: Aire limpio, poco ruido... ¿Necesitas más ventajas para ir al campo? Pues hay más. Una investigación realizada por la Universidad de Michigan (EE. UU.) Ha demostrado que las personas que viven un tiempo en un entorno rural tranquilo, próximo a la naturaleza, mejoran su grado de atención y su memoria. Si no puedes vivir en un entorno natural, procura hacer escapadas de vez en cuando para estar más en contacto con la naturaleza.

18)   CHARLAN CON AMIGAS: Quien tiene una amiga tiene un tesoro, y encima sus defensas son más fuertes. De hecho, según los últimos estudios, la amistad podría pasar a la categoría de "medicina natural" porque está demostrado que la soledad favorece la aparición de enfermedades. Cuando una persona se siente sola, sus niveles de norepinefrina se disparan y el cuerpo pierde su capacidad para combatir los virus.



19)   SABEN RELAJARSE: Haz tú lo mismo e intenta robarle media hora diaria a tu agenda para tomarte un descanso, relajarte, centrarte en ti y sentir tu cuerpo. Así lo estarás haciendo más fuerte contra las enfermedades.  Yoga, taichí, meditación… Estas técnicas de relajación –u otras con las que te sientas más afín– pueden ayudarte a controlar el estrés. Si no te sientes cómoda practicándolo en un gimnasio, puedes preparar tu propio “estudio de yoga” y practicarlo en casa. 

20)   AYUDAR TE AYUDA: Prestar ayuda a un ser querido le beneficia a él pero también a ti. Un nuevo estudio en mujeres basado en imágenes cerebrales afirma que el apoyo dado puede repercutir directamente en el cerebro de la persona que proporciona ese mismo apoyo, reduciendo el estrés.

21)   EVITA ZONAS DE MUCHO RUIDO: Estar en una zona ruidosa, no solo en la calle, también en la oficina, en casa… favorece el estrés. Así que evita tanto como puedas estar largos periodos en ambientes de mucho ruido; y si no puedes, un buen remedio es utilizar tapones.



Escribir comentario

Comentarios: 0