· 

¿Como crecer en espiritualidad?

La vida está llena de altibajos y nos enfrenta con épocas, experiencias y circunstancias a veces muy difíciles. En la actualidad es difícil retraerse de la cotidianeidad, publicidad y exigencias sociales. Observamos la violencia, corrupción e indiferencia, que nos rodea y el buscar la espiritualidad es una opción para vivir con tranquilidad y  paz. Por  ello muchísimas personas se han refugiado en alguna religión y les ha ayudado a encontrar la fe para aceptar la realidad, sin embargo  muchos han confundido la espiritualidad con la religión, aunque  las religiones enfatizan que el espiritualismo es parte de la fe, es posible ser “espiritual” sin tener que ser religioso o miembro de algún grupo religioso organizado.

 

La espiritualidad es más bien una práctica individual que tiene que ver con tener un sentido de paz y un  propósito. Está enfocada en creencias en torno al significado de la vida y la conexión con los demás.

 

El ser espirituales no es solo empezar a practicar yoga, hacer meditaciones u oración, es un cambio mucho más profundo que involucra un desarrollo interno, es el cambiar las creencias, prejuicios, tradiciones con los que se fue educado,  es   un despertar de la conciencia  que nos ayuda a aumentar nuestra perspectiva acerca de las cosas que son verdaderamente importantes en la vida.  El reconocer nuestro papel en el mundo  es más importante de lo que pensamos y el desarrollarlo a plenitud puede  influenciar de manera positiva en quienes nos rodean y al mundo en general.

 

Cuando nos proponemos hacer cambios en lo exterior es difícil  pero la transformación en lo interno  es aún más difícil,  pero el hacerlo es un verdadero logro. Algunas ideas que nos ayudarán a crecer en  espiritualidad son:

 

- Vivir una vida más simple y feliz en la que la avaricia y la presión social no tengan ninguna influencia.

 

- Ser consiente del entorno disfrutando  cada cosa por más simple que parezca disfrutando los colores, olores, sabores, sensaciones, sonidos y emociones.

 

- Enfrentar cada uno de los cambios que se te presenten, sin caer en la incertidumbre o pesimismo.

 

- Darse un tiempo practicando  actividades que logren la calma y que ayuden a hacerte sentir mejor después de un día agitado: un masaje, un baño de vapor o sauna,  leer un buen libro acompañado de una deliciosa taza de té o simplemente recostarse en un cómodo sillón mientras se  escucha música relajante.

 

- Ayudar a quien lo necesite, esto conecta con  la humanidad.  Compartir los conocimientos o talentos dando  clases gratuitas, hacer donaciones de dinero, comida o incluso ropa que ya no se usa.

 

- Participar en actividades artísticas como bailar, cantar, tocar un instrumento musical, pintar para desarrollar el lado creativo del cerebro.

 

- Agradecer todo lo que se tiene, al levantarse hacer una lista mental de cuanto se posee incluyendo lo que no tiene precio.

 

- Aceptarse cómo se es con los defectos y sin recriminaciones, teniendo un ideal al cual llegar. Cada día es una nueva oportunidad para ser mejor. Si te equivocas, perdónate y vuelve a intentar responder de mejor manera.

 

- Reconocer las cualidades y dones que se tienen.

 

- Por supuesto cuidar la comida que se ingiere, que esta sea lo más sana posible.

 

- Es imprescindible el  hacer oración, meditación y algo de ejercicio así como cultivar el interior con lecturas que conduzcan al crecimiento.

 

- El reconocer que hay algo más poderoso, una energía o Deidad, como tu lo concibas, que no castiga,  el amor incondicional, el amor en toda  la extensión de la palabra…

 

 

Cultivar la espiritualidad contribuirá en gran forma a tu alegría y tu felicidad en general.  ¿Cuál es tu excusa para no intentarlo?  Y si ya lo has hecho alguna vez, nunca es tarde para retomarlo, desarrollarlo y disfrutar de todos los beneficios que eso aporta. El siguiente enlace muestra un punto de vista acerca de la espiritualidad. 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0