· 

Toallas femeninas y alternativas ecológicas


Una mujer, a lo largo de su vida fértil, que es de los 15 a los 44 años aproximadamente, utiliza alrededor de 15,000 toallas o tampones desechables,  En total, en México, son 5,750,000,000 los productos femeninos que se desechan anualmente.

 

Las toallas higiénicas  a base de plástico tardan cientos de años en degradarse y lo que es peor con frecuencia se queman, generando emisiones de gases contaminantes, como el dióxido de carbono. En los paquetes de toallas y tampones no se informa sobre las sustancias y materias primas que se utilizan para la fabricación de estos apósitos. En algunas se da a conocer solo la celulosa, polietileno (uno de los plásticos más comunes), papel siliconado, algodón, poliéster, polipropileno (tela plástica no tejida), pulpa de papel blanqueada y aromatizantes sin mencionar dioxina, poliacrilato, rayón y asbesto sustancias demasiado toxicas para la salud de la mujer. A continuación te presentamos dos alternativas ecológicas, económicas, higiénicas y sin daños a nuestro cuerpo.

 

 

 TOALLAS HIGIÉNICAS REUTILIZABLES: Están hechas de tela, la primera capa es de algodón, el relleno es 100 % algodón y en la parte exterior tiene una tela con la que evitará que te manches.   Cuentan con zonas amplias para absorber y mantenerte segura. Las toallas de tela funcionan igual que una toalla higiénica desechable.  En cuanto a la absorción, puede durarte hasta 4 horas, pero todo dependerá de la cantidad de flujo que tengas y en qué momento la estés usando. El uso y el mantenimiento de estos productos  no son complejos. Los tamaños de estas toallas de tela son idénticos a las toallas desechables. Las mujeres tienen la oportunidad de elegir el tamaño que mejor consideren para el flujo de su ciclo menstrual. Se necesitan lavar y el inconveniente de su uso es el hecho de utilizar demasiada agua para su mantenimiento.

 

 

COPA MENSTRUAL: Existen muchas marcas con variados nombres. Se utiliza como un tampón, la diferencia es que almacena la sangre y los fluidos vaginales, no los absorbe como los tampones, lo que no provoca sequedad vaginal y por esto no tiene riesgo de ocasionar infecciones. Almacena aproximadamente 30 ml, por lo tanto no es necesario vaciarla tan seguido como las toallas o los tampones. No tiene químicos, está hecha de silicona blanda y se hierve en casa después y antes de usarla para eliminar posibles bacterias. Puede durar hasta 10 años si se  cuida como se debe. Una vez que se insertan en la vagina, crean un sello de succión que impide la filtración de sangre. Recogen más sangre menstrual que los tampones o toallas sanitarias, pero se deben vaciar y lavar con regularidad. Hay dos tipos principales: una copa vaginal con forma de campana que se sitúa en la parte baja de la vagina, y una copa cervical que se coloca más arriba, como un diafragma de anticoncepción.

 

 

Crear conciencia es tarea de todas y todos.  Promovamos las alternativas no invasivas, como son la copa menstrual y las toallas reutilizables. No más manipulación, experimenta otras alternativas y no te ciegues con lo que el mercado dice. Existen productos alternativos  positivos para tu comodidad, tu economía, para el medio ambiente  y sobre todo para  tu salud

 

 

 

¡NO MÁS TÓXICOS EN NUESTRO PLANETA Y EN NUESTROS CUERPOS!


Escribir comentario

Comentarios: 0