· 

Leyes espirituales


    La espiritualidad va más allá de lo material y lo terrenal. No es una religión ni una doctrina, la espiritualidad es cuidar y mimar nuestro interior, cultivar nuestros valores humildemente. Hay personas muy espirituales desde diferentes concepciones religiosas, así el papa Francisco o Gandhi por señalar ejemplos significativos.

 

Se puede ser espiritual sin practicar ninguna religión. La espiritualidad indaga en un crecimiento interior alejado de los bienes terrenales y mundanos, busca dar sentido a la vida y respuesta a las grandes cuestiones existenciales.

Hay una proyección de la espiritualidad: la trascendencia, que va más allá del yo individual y que nos liga al universo y a Dios.

 

Las siguientes 4 leyes aunque provienen de la filosofía religiosa del hinduismo, base sobre la que se asentó el budismo ofrecen una guía para entender el porqué de las cosas. Cuántas veces hemos cuestionado nuestro destino y preguntamos ¿por qué a mí?, quizá estas leyes espirituales hindúes te permitan tener una perspectiva diferente de la vida y lo más importante de los actos o acciones que pasan en ella.

 

LA PERSONA QUE LLEGA ES LA PERSONA CORRECTA

 

A lo largo  de nuestra vida nos cruzaremos con cientos o quizá miles de personas y cada una en menor o mayor medida tendrá incidencia en nosotros. Solemos guardar rencor y resentimiento con aquellos que nos causaron dolor o cuyas acciones nos afectaron negativamente, pero debes tener  presente que es parte del aprendizaje; que por más amarga que sea la experiencia que hayas tenido con alguien eso te hace más fuerte y te hará crecer como persona.

 

Empieza a valorar a todos aquellos que entran en tu vida ya sea que se trate de las personas que te inspiran a ser mejor o de aquellos que te dejan un sabor amargo, toma el lado positivo y recuerda que de absolutamente todos podemos aprender.

 

 

 

 LO QUE SUCEDE ES LA ÚNICA COSA QUE PODÍA HABER SUCEDIDO

 

Cuando pasa algo malo en tu vida te torturas pensando una y otra vez que hubiera pasado si hubiera hecho las cosas de otra manera, repasas una y otra vez todos los escenarios posibles, entiende que con eso lo único que logras es alimentar la frustración.

Debes tener conciencia que todas nuestras acciones nos llevan a un camino, sea bueno o malo y lo hecho, hecho está y no queda más que asumir lo que pasó, no ganarás nada martirizándote por el resto de tus días, en su lugar aprende la lección y sigue avanzando.

 

 

 EN CUALQUIER MOMENTO QUE COMIENCES ES EL MOMENTO CORRECTO

 

Estas esperando el momento perfecto para tomar esa decisión importante que quizá cambie tu vida el momento perfecto es ya cuando decidas hacer las cosas, no desgastes la vida esperando el momento y las condiciones adecuadas.

También existen situaciones difíciles que están fuera de nuestro alcance  o cosas que desearemos  fueran diferentes, a veces el destino suele actuar de maneras misteriosas que no comprendemos; simplemente enfócate en tus metas, en lo que te hace feliz; las cosas pasan cuando tienen que pasar acéptalo y sigue adelante.

 

 

CUANDO ALGO TERMINA, TERMINA

 

Existen ciclos que vienen y se cierran constantemente en nuestro camino por el mundo, aplica para cada aspecto a nivel emocional, personal, espiritual, trabajo y  relaciones,  la vida es así no te aferres a las cosas que simplemente llegaron a su fin, tu deber es buscar el propósito de tu existencia y ser feliz, deja que las cosas fluyan y cierra círculos.

 

Si empezaras aplicando estas leyes espirituales, la vida sería mucho más fácil de llevar, seríamos felices, pero no es un camino fácil por más sencillas que parezca  porque ya sea consciente o inconscientemente nos dejamos llevar por la ira, el enojo o la frustración, terminamos con una profunda oscuridad. Rompe con esa mentalidad que te destruye y busca la felicidad. Los siguientes enlaces te darán más informacion acerca de estas leyes de la espiritualidad. 

 



Escribir comentario

Comentarios: 0