· 

Las manos gigantes del escultor Lorenzo Quinn


 

Lorenzo Quinn es el artista que ha llenado la ciudad de Venecia con unas gigantes manos blancas. Nació en Roma pero vivió entre Italia y Estados Unidos. Destacan  sus monumentales esculturas de arte público vistas en todo el mundo. Inspirado en el trabajo de Miguel Ángel, Bernini y Rodin, Sus Manos han acaparado la atención. En 2017 un par de manos sostenían un edificio de Venecia, y ahora la famosa ciudad italiana   recibe un puente formado por 6 pares de manos, con motivo de la bienal de arte de Venecia de 2019.   

 

Esta obra titulada Building bridges (Construyendo puentes) vuelve a utilizar las manos como protagonistas: "Son las mismas herramientas que pueden tanto destruir el mundo como tener la capacidad de salvarlo de la amenaza del cambio climático", explica el artista. 

 

 

  

 

 

"Cada par de manos de la escultura celebra uno de los seis valores humanos"

Lorenzo Quinn

 

 

 

El puente está compuesto por seis pares de manos monumentales, de 15 metros de altura y 20 metros de ancho. Una espectacular obra que habla de la conexión humana: "Cada par de manos de la escultura celebra uno de los seis valores humanos: La Amistad, para construir juntos el futuro; La Sabiduría, para tomar decisiones de beneficio mutuo; La Ayuda, para cimentar relaciones duraderas; La Fe, para confiar en tu corazón y en tu autoestima; La Esperanza, para perseverar en esfuerzos valiosos; y El Amor, el propósito fundamental de todo" detalla Lorenzo Quinn.

 

Así, podemos ir fijándonos en los detalles de cada mano para identificar el concepto de fe en una mano pequeña que sujeta los dedos de un padre, mientras que la esperanza se muestra como la unión inicial de los dedos entrelazados representando el optimismo para el futuro. El primer par de manos simboliza la noción de amistad y muestra dos palmas que se tocan suavemente, pero su conexión firme forma una imagen simétrica, que expresa un estado de confianza y apoyo; el amor se expresa con los dedos estrechamente entrelazados, lo que sugiere la intensidad de la devoción apasionada; mientras que la ayuda se muestra mediante dos manos conectadas, llamando nuestra atención la mano vieja junto con la joven que representa el valor de la sabiduría evocando la idea de que el conocimiento se transmite de generación en generación.

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0