· 

Las adicciones en los niños

Cuando hablamos de adicciones nos viene a la cabeza la adicción a las drogas, pero en el momento actual, se está hablando e investigando mucho sobre la adicción a las tecnologías, (smartphones, tablets o videojuegos). En edad infantil, las adicciones suelen referirse al uso de tecnologías y no tanto de sustancias, y en la adolescencia ya hablamos a las adicciones por consumo de sustancias. Con niños pequeños, de primaria, lo que preocupa a los padres es la "adicción o dependencia de sus hijos con las tecnologías y los videojuegos. En la actualidad muchos padres están preocupados porque piensan que sus hijos están "enganchados" al móvil, a la Tablet....y se  preguntan si es posible que tan pequeños, puedan ser "adictos" a ellos.

 

En adolescentes, además de las anteriores, está el temor a las adicciones a sustancias.

 

Para ello es importante diferenciar entre lo que es el  uso, abuso, dependencia y adicción. La adicción sería el último peldaño de un proceso.

 

Uso: Entendemos por uso aquel tipo de relación con las drogas o las tecnologías en el que, bien por su cantidad, por su frecuencia o por la propia situación física, psíquica y social del sujeto, no se detectan consecuencias inmediatas sobre el consumidor ni sobre su entorno.

 

Abuso: Entendemos por abuso aquella forma de relación que por su  frecuencia y/o por la propia situación física, psíquica y social del sujeto, se producen consecuencias negativas para el consumidor y/o su entorno.

 

Dependencia: Estado en el cual el adicto debe continuar consumiendo o realizando la acción  para evitar los síntomas que resultan de la abstinencia.

 

Adicción: La adicción se define como una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas o acciones a pesar de sus consecuencias nocivas. Se considera una enfermedad del cerebro porque las drogas modifican este órgano: su estructura y funcionamiento se ven afectados. Estos cambios en el cerebro pueden ser de larga duración, y pueden conducir a comportamientos peligrosos que se observan en las personas que abusan del consumo de drogas.

 

 

¿Cuándo comienzan las adicciones en los niños?

 

No se puede establecer una edad crítica en la que una persona desarrolle una adicción, ya que esta depende de muchos factores, (personales, sociales, contextuales) y del tipo de adicción, (no es lo mismo una adicción a las tecnologías que al alcohol o las drogas),  sin embargo de acuerdo con estudios realizados en España, la adicción a las nuevas tecnologías inicia a los 7 años. En el caso de la adicción a sustancias, la adolescencia suele ser la edad de comienzo.

 

 

¿Qué hacer en caso de  una adicción en los niños?

 

No se trata de satanizar el uso pero sí de establecer pautas en la  utilización de las tecnologías. Las pantallas por sí mismas no causan problemas, es la falta de educación en su uso lo que causa adicción en los niños, con las repercusiones que esto tiene en su desarrollo, problemas de sueño, ansiedad, problemas de atención, etc.)

Es importante, en el caso del uso de tecnologías, que los padres establezcan  reglas claras en su uso. Poner  límites, tiempos de uso de tablets, videojuegos, móviles y facilitar o favorecer la realización de otras actividades en los niños, como el deporte, juegos al aire libre, talleres entre otras más.

 

No se debe olvidar que el  dar ejemplo es necesario  por parte de  los adultos por lo tanto  es preciso moderar el uso de ellos.

 

Es importante tener en cuenta que los niños, cuando son pequeños no tienen capacidad de autorregularse o de controlar sus impulsos, y son los adultos,  los que debemos "enseñar" o regular a nuestros pequeños. Aprender a tolerar la frustración y a controlar los impulsos es un aspecto esencial en la prevención de las adicciones. Y en ese aprender a tolerar la frustración, la existencia de normas, límites y la gestión de las emociones son aspectos fundamentales.

 

La prevención es fundamental: Un factor de protección o de prevención muy importante, es el factor personal. Una buena autoestima, la confianza en uno mismo, en su entorno, una buena comunicación padres hijos, habilidades sociales y de resolución de conflictos, inteligencia emocional y gestión de emociones, control de impulsividad.... Estas habilidades o factores de protección se desarrollan fundamentalmente en el hogar, desde el nacimiento del niño aunque la escuela y el entorno también tienen un papel fundamental. Además, está la prevención a nivel "educativo" que se hace desde las escuelas y centros escolares o desde las instituciones, informando y educando.

Si pensamos que nuestro hijo, niño o adolescente, tiene una adicción, debemos acudir al profesional adecuado para que nos oriente y asesore y en caso que sea necesario realice la intervención adecuada o nos oriente y derive a los profesionales adecuados, especialistas en adicciones.

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0