· 

EROS Y PSIQUE


Antonio Canova  escultor veneciano representante del neoclasicismo italiano creo  la escultura titulada Eros y Psique. Este trabajo fue comenzado en 1787 y terminado en 1793, esta escultura está realizada en  mármol blanco, con una técnica de acabado fino y pálido,  sus dimensiones son 1.55 por 1.68 m.  Actualmente se encuentra en el Museo del Louvre, en París.

 

Canova, considerado el mejor escultor neoclásico y amante de todo lo que sonara a griego, acabaría plasmando con exquisitos resultados  esta espectacular escultura, siendo  uno de los besos más famosos en   la historia del arte. Esta escultura llamada también “Psique reanimada por el beso del amor”  representa la bella historia de Eros y Psique.

 

Psique era muy guapa y Afrodita, siempre celosa, envía a su hijo Eros  para que le lanzara una flecha y que se enamorase del hombre más feo del mundo. Sin embargo, fue Eros el que se enamoró de ella y lanzó la flecha al mar. Sabiendo como era su madre, decidió esconder a su amada en la oscuridad, donde la pobre chica no pudo ver su rostro, pero aun así sucumbió a los encantos de su alado secuestrador. Evidentemente, la muchacha no pudo resistir la curiosidad y una noche encendió una lámpara para ver la cara de Eros. Con tanta excitación, una gota de aceite hirviendo de la lámpara cayó sobre la cara de Eros dormido, que muy enfadado abandona a su amante por destrozarle su bello rostro.

 

La pobre Psique removería cielo y tierra para volver con Eros y acaba en el mismísimo infierno donde consigue una caja llena de «sueño estigio» y al abrirla cae en coma.

 

 

Eros, que después de todo estaba enamorado, fue a ver a su amada y de un beso «limpió el sueño de sus ojos», prometiendo que jamás la abandonaría. Ambos vivirían felices para siempre y hasta la mismísima Afrodita bailaría el día de su boda.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0