· 

Productos tóxicos en el hogar


Algunos de los detergentes y sustancias que se utilizan para limpiar la casa, desinfectar, abrillantar o pulir pueden contener elementos muy perjudiciales para la salud.  Existe la creencia generalizada de que los productos de limpieza son inocuos e inofensivos sin embargo muchos de ellos son extremadamente dañinos para la salud si se entra en contacto con ellos, y no solo si se ingieren de forma accidental, sino también al inhalarlos o al entrar en contacto con la piel, los ojos, la nariz y la boca.

 

Según datos extraídos de numerosos estudios en los  hogares se encuentran entre 70 y 120 sustancias tóxicas responsables de generar  todo tipo de enfermedades como alergias, enfermedades de la piel,  dermatitis, psoriasis, toxicidad general del organismo, cáncer, deformaciones congénitas, infertilidad, Alzheimer, etc.

El vertiginoso desarrollo de la industria química ha generado miles y miles de compuestos artificiales cuyo impacto en la salud de los seres humanos y del planeta se desconoce por completo. De hecho, a lo largo de los últimos cien años han ido apareciendo “sustancias químicas milagrosas” con todo tipo de aplicaciones que han tenido que retirarse del mercado al cabo de los años por ser altamente cancerígenas.

 

Sabemos que hay una fuerza motora que dirige nuestra sociedad: la economía. El control legal de las sustancias tóxicas está absolutamente supeditado a los intereses comerciales de las grandes multinacionales, ya que, de otra forma no se podría explicar que los estudios de seguridad de los productos están financiados por los propios fabricantes, no por científicos independientes.  Estos estudios se realizan en animales, no en personas, durante períodos de tiempo muy cortos, y con una sola sustancia, no con todas a la vez. Nadie mide el impacto de todas las sustancias interactuando juntas en multitud de productos que utilizamos todos los días de nuestra vida y que son bioacumulables. Hasta que no ocurre una catástrofe en masa no se declara cancerígena una sustancia, y es entonces cuando se prohíbe. Pero existen miles de ellas “sospechosas” de serlo, cuya venta se sigue permitiendo, ya que, por supuesto, ningún fabricante está interesado en financiar estudios que lo demuestren.

 

ENTRE LOS ELEMENTOS TÓXICOS EN EL HOGAR SE ENCUENTRAN

 

1. MULTIUSOS, JABÓN PARA LA ROPA Y LAVAVAJILLAS

La mayoría de estos productos de limpieza contienen alcohol, propilenglicol y tripolifosfato de sodio. El alcohol puede causar náuseas y vómitos si se ingiere; el propilenglicol es irritante y puede causar daños en el sistema inmunológico; y el tripolifosfato de sodio irrita la piel y puede ocasionar ceguera en contacto directo con la piel y los ojos. 

 

2. AROMATIZANTES

La fragancia o el perfume de los limpiasuelos y otros detergentes del hogar pueden causar asma, náuseas, irritaciones cutáneas, cambios de humor repentinos, depresión y pérdida de memoria. El culpable es el EDTA, un contaminante orgánico persistente y súper perjudicial para el medio ambiente.

 

3. DETERGENTE PARA EL BAÑO Y EL INODORO

Suele contener cloro, un elemento químico que irrita la piel, los ojos y los pulmones. Además suele llevar paradiclorobenceno, que puede dañar los ojos, la nariz y el sistema nervioso, y  en los que son desinfectantes suele haber fenol, un componente muy perjudicial si se ingiere ya que es potencialmente cancerígeno.

 

4. LIMPIACRISTALES

La mayoría de estos productos están hechos a base de amoníaco, un compuesto que en grandes concentraciones puede irritar los ojos, la garganta y las vías respiratorias, así como inflamar los pulmones y destruir la mucosa gástrica, además de lesiones en la epidermis.

 

5. BLANQUEADORES

Uno de sus componentes, el hipoclorito de sodio, es especialmente nocivo. Ingerido en grandes cantidades ocasiona delirio, baja presión sanguínea y daños graves en el esófago y el estómago. Nunca debe mezclarse con amoníaco ya que produce una reacción química que emana gas tóxico.

 

6. LIMPIAHORNOS Y DESATASCADORES

Para combatir la grasa y los atascos, suelen contener hidróxido de sodio o sosa cáustica, un producto que puede ocasionar daños gravísimos en el sistema gástrico y digestivo en caso de ingestión. Ese compuesto también suele encontrarse en productos desinfectantes y anti-hongos.

 

7. DESENGRASANTES

Suelen llevar disolventes butilotóxicos, que pueden dañar al hígado, los riñones y el sistema central nervioso. También los suelen llevar los multiusos y los limpiacristales. 

 

8. ANTICALES Y LIMPIAMETALES

Su elemento nocivo, entre otros, es el ácido clorhídrico o ácido muriático, que es súper corrosivo e irritante para cualquier tejido que entre en contacto con él. Una exposición muy elevada a este ácido puede provocar líquido en los pulmones y muerte por asfixia.

 

9. PULIDORES DE ZAPATOS Y SUELOS

Mucho cuidado si entre sus componentes ves que contiene nitrobenceno, un producto muy tóxico y fácilmente absorbible a través de la piel, los pulmones y el intestino en caso de entrar en contacto, respirarlo en grandes cantidades o ingerirlo. Puede llegar a causar daños graves en el sistema nervioso, defectos en los fetos y hasta la muerte.

 

10. ABRILLANTADORES PARA LOS MUEBLES

Suelen contener formaldehído, un compuesto que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasifica como “carcinógeno confirmado para humanos”.

 

Conocer esta realidad no resulta grato, pero el ignorarla no nos evita de sufrir las consecuencias. Existe mucha gente renuente a cambiar las costumbres sin embargo hoy más que nunca es necesario mantener una actitud positiva y responsable que conduzca a un cambio lento pero efectivo en la conciencia de todas las personas. Estas sustancias nos rodean por todas partes, por lo que  tomar medidas y reducir su uso  en la medida de lo posible podrá ser un inicio para el cambio tan necesario para nuestra salud y la de nuestro planeta.

Nosotros, como ciudadanos no tenemos demasiado poder pero como consumidores podemos  elegir comprar o no comprar un producto. Cuando consumimos productos naturales, caseros, artesanales o ecológicos, estamos fomentando un consumo responsable, sostenible y sobre todo estamos asegurando de dejar un mundo digno en el que nuestros  hijos y nietos puedan vivir.

 

TIPS PARA ELIMINAR ELEMENTOS TÓXICOS EN EL HOGAR

 

Ventilar la vivienda todos los días durante, al menos, una hora, aunque sea invierno, abriendo varias ventanas para que se establezca corriente.

Evitar el exceso de humedad, ya que favorece la expansión de agentes tóxicos.

Utilizar la aspiradora en alfombras y moquetas (aunque la mejor opción es no tener moquetas ni alfombras).

Sustituir los productos de limpieza por productos naturales ecológicos, sin fosfatos, sin parabenos, así como en envases reciclables para no perjudicar la salud y el medio ambiente.

Utilizar la calefacción y el aire acondicionado lo menos posible.

Sustituir los productos de higiene y cosmética industrial por productos naturales.

Una casa llena de plantas es una casa limpia. Las plantas absorben gran cantidad de sustancias tóxicas devolviéndonos a cambio un ambiente limpio y fresco. Consulta cuáles son las mejores plantas para purificar el hogar. En los siguientes enlaces podrás encontrar mayor información acerca del tema.

 




Escribir comentario

Comentarios: 0