· 

Como afecta al cerebro la mala alimentación


“ Mucho se ha dicho acerca de cómo una alimentación  con alto contenido en grasa, azúcar y carbohidratos simples afecta la salud provocando distintas enfermedades como la diabetes o enfermedades cardiacas entre otras, pero ¿Te habías puesto a pensar en los daños que ocasiona este tipo de comida al cerebro y  a sus funciones? ¿Habías pensado en que la alimentación de la futura mama influye en el desarrollo del cerebro de su bebé? ¿Sabías que los niños que comen comida chatarra son más propensos a la agresividad? Diversas investigaciones  revelan  que ese tipo de comida puede estar asociado con un estado de inflamación del hipocampo, región cerebral relacionada con el establecimiento de la memoria a corto plazo, la cual al someterse a una dieta de estas características, sufre alteraciones bioquímicas y estructurales significativas.

En un organismo malnutrido, los elementos energéticos y de sostenimiento de la actividad cerebral empiezan a ser trastocados; ejemplo de ello es que diversos trastornos de desarrollo temprano tienen que ver con dificultades subcorticales (por falta de nutrientes), que impactan en el rendimiento cognitivo tanto de niños como de adultos. También, se afectan sistemas asociativos, vinculados a la consolidación de la memoria, y sistemas motores, que no sólo se relacionan con la acción motora, sino con la temporalidad y espacialidad de la organización del movimiento en general, además una mala alimentación influye en el estado de ánimo de las personas además de  repercutir en el cerebro a todos los niveles y llega a influir a largo plazo en enfermedades como la demencia o el alzhéimer.

 

Muchos alimentos favorecen el funcionamiento de los órganos, incluyendo el cerebro, el cual suele ser muy cambiante y plástico como respuesta a situaciones del medio ambiente, de ahí surge su capacidad de recordar y aprender, aspecto que se conoce como plasticidad cerebral.

 

Como consecuencia de esta plasticidad se establecen nuevas conexiones entre las neuronas que requieren la formación de nuevas membranas que permitan esta comunicación a partir de nuevas sinapsis.  Un componente muy importante como los ácidos grasos poliinsaturados, es decir, los omega 3 (contenidos en alimentos como el salmón y el aceite de oliva), son fundamentales para llevar a cabo esta labor de plasticidad que tiene el cerebro.

La considerada comida rápida tiene muchas grasas saturadas y  grasas denominadas trans que son grasas muy tóxicas para el cerebro pues  acaban produciendo inflamación y  deterioro neuronal.

 

Optar por un estilo de vida, evitando la alimentación chatarra o basura y preferir una dieta tipo mediterránea: rica en legumbres, verduras, frutas, medianamente rica en pescados, pocas carnes y baja en lácteos es fundamental en el ser humano para que las funciones del cerebro se desarrollen de la mejor manera, sobre todo en los niños. Aunado a una dieta más sana  el ejercicio físico también  es básico para producir moléculas que mantienen estados de adecuado funcionamiento cerebral.  

Te dejo algunos enlaces, el primero es un excelente video, no te lo pierdas, si tu alimentación no es muy buena con este video realizaras los cambios que te proporcionarán una mejor salud física y mental para ti y para los que más amas.

 



Escribir comentario

Comentarios: 0