· 

El ser primitivo


En el diccionario se menciona que un ser primitivo  tiene un desarrollo y una cultura poco evolucionada, especialmente que desconoce la escritura o lo relacionado con ella. Cuando yo escucho este término imagino a  los primeros seres que vivieron en el momento histórico  en que  la civilización estaba poco desarrollada, o sea  la prehistoria.

 

La ausencia de la escritura, el poco desarrollo tecnológico y la escasa transformación del entorno son las características más habituales que suelen asociarse a una  sociedad primitiva. En la actualidad  es maravilloso ver los adelantos tecnológicos y cómo al utilizar esa tecnología ha  facilitado la comunicación y la investigación científica. Todo ello nos ayuda y  ahorra esfuerzo  en nuestra vida cotidiana para poder realizar cualquier actividad. 

 

Estamos comunicados hasta la isla más remota y  conocemos al instante lo que sucede en cualquier parte del mundo, sin embargo sigue existiendo  una incongruencia entre este admirable y vertiginoso desarrollo tecnológico con la mente del ser humano, hay  sencillamente una falta de coherencia entre las actitudes y conductas, podemos decir  que somos los seres más inteligentes del planeta,  sin embargo  existe esa falta de consciencia debido al poder del dinero, al poder de manipular a las masas resultando en  miles de personas que mueren cada día por motivos raciales, religiosos, diferencias físicas, políticas, de sexo, de edad, de condición física o mental, esta incongruencia entre la avanzada tecnología y la mínima o a veces nula  compasión  a esos sectores de la población nos está llevando al deterioro de la raza humana.

 

Esta crisis mundial nos exige un cambio de pensamiento y actitud, dejar de tener ese pensamiento primitivo y empezar a unirnos como seres humanos, darnos cuenta que nuestra influencia al ecosistema puede acabar con nuestro hogar, reconocer que las millonarias empresas divulgan un modo de vida que genera adicciones  y  crea necesidades, que afectamos la naturaleza en pos de la comodidad y el placer.  Es momento de derribar esos muros de indiferencia,  empezar por ser menos superficiales y darle valor a las cosas y personas por lo que son y no por lo que valen o aparentan,  conectarnos con las personas, conectarnos con la naturaleza, conectarnos con nuestro interior, iniciarnos  en el camino de la congruencia, hacer un pacto de honestidad con uno mismo.

 

Las invenciones tecnológicas de una y otra manera han mejorado nuestra calidad de vida, pero lo más importante es que junto con este desarrollo tecnológico se  cambie la mentalidad con una nueva visión del mundo, ya no de acaparar ideas y conocimientos, sino de compartirlos y realizarlos en común. ¿Conoces a un ser primitivo? Muchas veces yo lo sigo siendo, pero están en todas partes, en el súper, en el banco, en puestos de gobierno, en el cine, radio, televisión, no los discriminemos, un acto de amor hacia el quizá derribe ese muro de ignorancia y falta de sensibilidad hacia sí mismo y a los demás, una oración, un abrazo en la distancia lo puede ayudar,  la mejor forma de cambiar al mundo es cambiando uno mismo, ya no permitamos el engaño mediante la manipulación, mediante el placer  y los sueños de poder. Tenemos que aprender a vivir juntos o pereceremos. Esta crisis lo está demostrando, digamos adiós al ser primitivo…


Escribir comentario

Comentarios: 0