· 

Deportes mentales


El cerebro está considerado como un músculo más de nuestro cuerpo y al igual que el resto, se puede entrenar, ejercitar y mejorar. La inteligencia se desarrolla con la práctica y ejercicio que se le da al cerebro, los deportes mentales son una alternativa muy eficaz para lograrlo. La mayoría de las personas dan prioridad al ejercicio físico debido a que los  resultados son visibles y prometen una mejora estética, sin embargo, se olvidan que el cerebro es el principal órgano del cuerpo y que gracias a él podemos realizar cualquier actividad, por lo tanto es muy importante mantener  este órgano activo, despierto, estimulado y en forma.

 

Gracias a la invención de diferentes formas de entretenimiento la ciencia, ha logrado que gran variedad de disciplinas concebidas para el ocio actualmente sirvan para el desarrollo de la inteligencia, es decir, para el entrenamiento del cerebro y prevención de enfermedades mentales, tales como el alzhéimer o la demencia senil, de allí nace la concepción del término de los deportes mentales.

 

Los deportes mentales o juegos de estrategia son disciplinas mentales, herramientas educativas y socioculturales, la práctica y estudio de estos juegos pueden ser aprovechados para potenciar el desarrollo de valores y habilidades del ser humano.

En neuropsicología se dice que estos juegos de estrategia desarrollan la función ejecutiva, es decir, la coordinación de planes y metas, el control de las emociones, la inhibición de la impulsividad, la flexibilidad, la memoria operativa, el mantenimiento del esfuerzo, la concentración , la disciplina y  la metacognición*.

 

 

 

Algunos juegos que son considerados como deportes mentales son los siguientes:

 

Scrabble: El Scrabble es un juego de mesa que lleva años haciendo las delicias de muchos. La misión de los jugadores es crear palabras usando las letras de las que disponen y apoyándose en los vocablos que el resto de participantes van colocando sobre el tablero, cuanto más largas y extrañas sean las palabras, más puntos se pueden obtener, algo a tener en cuenta debido a que el jugador que obtiene una mayor cantidad de puntos se convierte en el ganador de la partida. El Scrabble pone en marcha el cerebro al animar a los jugadores a combinar sus letras de la mejor forma posible y, además, es magnífico para mejorar la ortografía y ampliar el vocabulario.

 

Ajedrez: El ajedrez activa el cerebro y lo pone en funcionamiento debido a que los jugadores deben darle vueltas a la cabeza para poder diseñar las mejores jugadas y acabar con el rey del oponente. Además, este deporte mental también tiene el poder de mejorar la memoria, ya que los participantes deben retener multitud de jugadas en su cabeza para poder vencer a su adversario.

 

Backgammon: Disfrutar de este juego de mesa es sinónimo de aprovechar los beneficios de los deportes mentales porque combina azar con estrategia al animar a los usuarios a sacar fichas del tablero antes de que lo haga su adversario.

Damas: Las damas son, al igual que el ajedrez, un deporte mental fantástico para ejercitar el cerebro y disfrutar de instantes muy divertidos. En este caso, idear estrategias también resulta de vital importancia para poder vencer al rival y “comerse” todas sus fichas, este juego también mejora la concentración, la atención y desarrolla la capacidad para resolver conflictos y tomar decisiones.

 

Dominó: El dominó es un juego que se puede disfrutar en prácticamente cualquier lugar debido a que se compone de unas cuantas fichas de tamaño pequeño que se pueden trasladar de un lado a otro con comodidad. El dominó tiene reglas sencillas, y es un juego que estimula la memoria, mejora los conocimientos aritméticos,  y potencia la capacidad de atención.

 

 

 

 

*NOTA: Metacognición: Reflexión de cómo se aprende y se piensa en una tarea en particular, rescatar las enseñanzas y conclusiones que permitan ir aprendiendo de los errores cometidos y seguir progresando.

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0