· 

Buena noticia


El pasado 5 de agosto diputados oaxaqueños aprobaron la adición al artículo 20 Bis de la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca, que prohíbe la venta, distribución, promoción y regalo de refrescos y comida chatarra a menores de edad. El artículo 20 Bis también contempla que en toda la entidad se  prohíba el establecimiento  de máquinas expendedoras que ofrecen productos con alto contenido calórico así como bebidas gaseosas, además no se permitirá que en los festivales y celebraciones se entreguen dulces a los menores. Quien incumpla esta medida   se le  castigará hasta con 6 años de cárcel.

 

Según datos de los Servicios de Salud, este estado ocupó el primer lugar en obesidad infantil en el  2017 y 2018, y para el 2019, esta dependencia reportó que la desnutrición infantil fue la novena causa de muerte en la entidad.

 

Con esta iniciativa  aprobada en la entidad, los legisladores buscaron proteger la salud de la niñez y adolescencia de Oaxaca, bajar los índices  de la diabetes, hipertensión y obesidad, que son causa de muerte en la actual pandemia del coronavirus.

 

Esta noticia es sumamente positiva, porque los diputados están tomando decisiones difíciles donde las repercusiones económicas no se harán esperar, las grandes empresas y pequeños comercios que elaboran  y venden estos productos probablemente despedirán a muchos trabajadores o bajaran sus ventas,  así como probablemente dejaran de  pagar o pagaran menos impuestos,  sin embargo considero que esta medida  demuestra el sentido común de estos legisladores poniendo en primer lugar la salud de los niños y adolescentes en lugar de los intereses económicos. 

 

 

Sin embargo no basta con esta medida, ahora esta responsabilidad recae principalmente en los padres y madres  de familia así como en los maestros,  y no digo en el sistema  educativo, es en cada maestro líder de su grupo de alumnos y de sus padres de familia, si en Oaxaca un niño o adolescente  ingiere comida basura será por la ignorancia e indolencia de la familia.

 

Es necesario poner énfasis en una adecuada educación alimentaria  en base al ejemplo, cuántas veces hemos visto que en los hospitales se encuentran estas máquinas expendedoras de comida basura, un lugar con  personas enfermos gravemente , es  en  esos lugares donde se asiste para la curación, está la incongruencia,  los doctores alimentándose  con esos venenos, y en las escuelas maestros comiendo esa basura, tanto doctores como maestros figuras importantes en nuestra sociedad, por su calidad de servicio son muchas veces modelos a seguir por  niños y adolescentes, por lo que es necesario el autoaprendizaje, la investigación más allá de lo que el trabajo lo requiere.

 

 

 

 

Sabemos que aunque existen múltiples factores tanto internos como externos para tomar en cuenta cuando se presenta una enfermedad,  muchos de esos factores no se pueden controlar, pero los malos hábitos influyen en gran medida en la calidad de vida que se tiene, el consumo habitual de alcohol, tabaco, comida chatarra, alimentos procesados, azúcar, sal, además de la pobre ingesta de frutas, verduras, semillas, fibra y probióticos propician un sistema inmunológico débil ante las diversas enfermedades.

 

Esta pandemia ha sido un alto para revisar nuestra forma de vida, para dejar hábitos y creencias que solo provocan enfermedad y una muy mala calidad de vida,  es momento de poner en acción la creatividad para vender y comprar alimentos que proporcionen salud y no enfermedad,  la educación alimentaria es una necesidad urgente, y los maestros y doctores pueden ser esa fuerza que nuestro país necesite para ya no ocupar esos primeros lugares en enfermedades, así como también necesitamos legisladores pensantes y  quizá en un futuro no tan lejano haya más estados de nuestro país que valientemente tomen esas decisiones para la salud del futuro de México.

 

En los siguientes videos podrás encontrar mayor información acerca de este tema.

 

 



Escribir comentario

Comentarios: 0