· 

El lenguaje universal


La sonrisa es una expresión universal que sin importar el idioma es comprensible en todas las culturas del mundo. Un aspecto  importante en una vida espiritual es la alegría y agradecimiento mostrado mediante la sonrisa, esta conecta con el Creador, con las personas y consigo mismo.

 

Es sabido que nuestros sentimientos  nos afectan a nosotros mismos, pero el aspecto que mostramos al mundo también afecta el ánimo  de quienes nos rodean. Los rostros y expresiones son notorios, en consecuencia dan la posibilidad de ayudar o dañar a quienes nos ven,   sonreír nos ayuda a sentirnos más felices, calmados y confiados y brindar esos sentimientos a los demás. Sonreír no siempre soluciona el problema, pero puede ayudarnos a tener la fortaleza que necesitamos para hacerle frente.

 

Hay un aspecto más de la sonrisa que puede marcar una gran diferencia, si se está triste o de mal humor, un esfuerzo por  recordar sentirse felices y agradecidos por lo que se tiene, seguramente  podrá cambiar el  humor en un segundo, especialmente  cuando se sabe que la tristeza bloquea la Luz del Creador. Esto no quiere decir que se deban negar las emociones de tristeza y mucho menos que se escondan; la tristeza, miedo, desesperación, enojo son emociones, respuestas de nuestro ser a las circunstancias de la vida, el llorar y encauzar esas emociones para  no estancarse en ellas, aceptándolas, es en esos momentos cuando una mirada al cielo y el  regalarse una sonrisa proporcionara alivio y una mejor respuesta para afrontar lo que se nos presente.

 

Basta una leve sonrisa en los  labios para levantar el corazón, para mantener  el buen humor, para conservar la paz del alma, para ayudar a la salud, para embellecer la cara, para despertar buenos pensamientos, para inspirar generosas obras. En la sonrisa está el verdadero arte de vivir, el verdadero arte de ser feliz, en definitiva, la presencia de Dios en el alma.

 

 

En los siguientes videos podrás encontrar mayor información acerca de este tema.

 



Escribir comentario

Comentarios: 0