· 

La rueda de la vida


La rueda de la vida es una herramienta de motivación personal que facilita una visión gráfica de los aspectos que componen nuestra vida y el grado de satisfacción y equilibrio respecto a ellos, así como para entender en qué aspecto se necesita establecer un límite.

 

Esta técnica fue originada por Paul J. Meyer, un pionero en el área de desarrollo personal y profesional fundador de Success Motivation Institute, aunque  el origen de la representación gráfica  se remonta al budismo, donde existe la rueda de la vida budista tibetana o rueda del karma.

 

La rueda de la vida identifica  la importancia que se da a los diferentes ámbitos de la vida y cuáles requieren de un mayor trabajo,  enfoca la dirección en la que debemos focalizar la energía.

 

Los siguientes pasos para la elaboración de la rueda de la vida son: 

            

1. REPRESENTAR LAS ÁREAS EN UN CÍRCULO

Dibujar un círculo y dividirlo en varios segmentos que representen los diferentes aspectos, el nombre de las áreas se escribe fuera del círculo. No existe un número establecido y fijo respecto a las divisiones que debe poseer, puedes modificarlo y añadir y quitar según tu criterio.

 

Generalmente  se analizan ocho áreas:

· Crecimiento personal

· Familia

· Salud

· Amistad

· Trabajo o estudios

· Economía

· Relaciones de pareja

· Ocio


2. PUNTUAR CADA ÁREA

Se elige una puntuación para cada uno de los aspectos trazados de acuerdo con el grado de satisfacción que sentimos respecto a ellos. El rango va del número 1 al 10, siendo 10 la máxima puntuación. Cuanto más baja es la puntuación se sitúa más hacia el centro y cuanto más elevada más cercana al borde, al nombre del área, o directamente en el borde si obtiene la calificación más alta.

 

3. UNIR LOS PUNTOS

La siguiente fase implica la unión de los puntos o puntuaciones y la observación de la forma que ha adquirido nuestra rueda de la vida.

 

4. ANALIZAR

Si el dibujo o forma resultante de las líneas es armónico y se asemeja a un círculo significa que existe un nivel de equilibrio en nuestra vida. Por otro lado, la forma irregular, con diversos picos y altibajos, revela aquellas áreas en las que es necesario trabajar para aumentar los niveles de satisfacción y equilibrio. 


5. REFLEXIONAR

Una vez identificadas aquellas áreas con las que no te encuentras satisfecho,  preguntarse si es importante la mejora  en esa área o se está siendo muy exigente y perfeccionista. Si la respuesta es que si tiene mucha importancia, entonces será necesario cambiar el enfoque adoptado hasta ese momento.

 

6. DECIDIR POR DÓNDE EMPEZAR

Después de esto, debes decidir en qué área, de todas aquellas a mejorar, vas a comenzar a trabajar. No siempre es necesario empezar por aquella que tiene una puntuación más baja, ya que dependiendo del momento vital en el que te encuentres es más recomendable darle prioridad a una que no tenga la calificación menor. Asimismo, es importante que analices las relaciones o vínculos entre los diferentes ámbitos, ya que esto también puede ayudar a tomar una decisión al respecto.

 

7. ELABORAR UN PLAN

El último paso es establecer un plan de mejora y de trabajo de aquellas áreas que lo requieren. Para ello, reflexionar acerca de los métodos empleados, cuáles has usado en las áreas en las que obtienes satisfacción y qué aspectos podrían aplicarse o transferirse a esos otros aspectos en los que has calificado bajo, enumerar las estrategias a seguir, establecer objetivos específicos a corto, mediano y largo plazo, realizar una revisión para realizar ajustes si es necesario, quizá mucho trabajo para poder lograr un equilibrio pero que redundara en una mejor vida, para este trabajo personal también puedes acudir a un psicólogo para que te apoye en esta tarea.

 

 

En los siguientes videos  encontrarás mayor información acerca de este interesante tema:




Escribir comentario

Comentarios: 0