· 

¿Qué es la agorafobia?


La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que se  tiene miedo a los lugares o las situaciones que podrían causar pánico y  sentirse atrapado, indefenso o avergonzado, por lo que se  evitan este tipo de lugares o situaciones reales  o anticipadas, como usar el transporte público, estar en espacios abiertos o cerrados, hacer una fila o estar en una multitud.

 

La ansiedad se produce a raíz del miedo, que no haya medios de escape o ayuda accesibles. La mayoría de las personas que sufren agorafobia la padecen después de tener uno o más ataques de pánico, lo que los hace preocuparse por volver a tener un ataque, así que evitan los lugares donde puede volver a suceder.

Las personas con agorafobia tienen dificultad para sentirse seguras en un lugar público, especialmente donde se reúnen multitudes. Es posible que se  sienta la necesidad de tener un acompañante, como un pariente o amigo al asistir a lugares públicos. El miedo puede ser tan abrumador que es probable que se crea que es mejor no  salir de  casa.

 

El tratamiento de la agorafobia puede resultar desafiante porque, por lo general, implica la confrontación de los miedos, sin embargo, la psicoterapia y medicamentos, pueden apoyar.

 

 

Los síntomas de la Agorafobia incluyen:

· Sentir temor de quedarse solo.

· Sentir miedo a estar en lugares donde el escape podría ser difícil.

· Sentir miedo a perder el control en un lugar público.

· Dependencia de otros.

· Sentimientos de separación o distanciamiento de los demás.

· Sentimientos de desesperanza.

· Sensación de que el cuerpo es irreal.

· Sensación de que el ambiente es irreal.

· Tener temperamento o agitación inusuales

· Permanecer en la casa por períodos prolongados

 

 

Los síntomas físicos pueden incluir:

· Molestia o dolor torácico

· Asfixia

· Mareo o desmayo

· Náuseas u otro malestar estomacal

· Corazón acelerado

· Dificultad para respirar

· Sudoración

· Temblor

El tratamiento con frecuencia combina la psicoterapia con medicina. Ciertas medicinas utilizadas para tratar la depresión pueden ser útiles para este trastorno previniendo los síntomas o haciéndolos menos graves. En cuanto a la  terapia conductual cognitiva implica consultas con un profesional en salud mental durante varias semanas.

 

 

Esta terapia le ayuda a cambiar los pensamientos que le causan esta afección y puede involucrar:

· Comprensión y control de sentimientos o puntos de vista distorsionados de eventos o situaciones estresantes.

· Aprendizaje de técnicas de manejo del estrés y de relajación.

· Relajación e imaginación de las cosas que le causan ansiedad, trabajando desde las más leves hasta las más temidas (se denomina terapia de desensibilización y exposición sistemáticas).

 

Es posible que también lo enfrenten lentamente a la situación de la vida real que causa el miedo para ayudarle a superarlo.

 

Un estilo de vida sano que involucre ejercicio, reposo suficiente y buena nutrición también pueden ayudar.

El unirse a Grupos de apoyo puede aliviar el estrés causado por el trastorno de pánico pues al compartir con otros que tienen experiencias y problemas comunes pueden ayudar a no sentirse solo,  aunque  estos grupos no son un sustituto de la psicoterapia o las medicinas, pero pueden ser un buen complemento.

 

Sin una ayuda oportuna y efectiva, el trastorno puede volverse más difícil de tratar,  algunas posibles complicaciones para personas con agorafobia podrían ser:

· Consumir alcohol u otras drogas en un intento por automedicarse.

· Ser incapaces de desempeñarse en el trabajo o en situaciones sociales.

· Sentirse aisladas, solas, deprimidas o con pensamientos de suicidio.

· Limitar la capacidad para asistir a eventos importantes e, incluso, manejar detalles de la vida diaria.

 

En los siguientes videos podrás encontrar mayor información acerca de este trastorno:



Escribir comentario

Comentarios: 0