· 

¿Conocías… el poder de la sorpresa?


El mundo de las emociones es muy interesante. Reconocemos la alegría, la tristeza, la ira y el miedo, sin embargo se suele  olvidar  la sorpresa. Muchas veces por la prisa o preocupaciones perdemos la capacidad de sorprender o sorprendernos, se está tan metido en la rutina que se pierde la importancia de sorprenderse con las maravillas de la vida. Con la sorpresa podemos conocer cosas nuevas en nosotros mismos y de nuestra vida, la capacidad de asombro es algo que en muchos se va perdiendo.

 

 

¿Hace cuánto que no haces algo para sorprender a alguien o incluso para sorprenderte a ti mismo?

 

Puedes recordar cuando eras niño y querías revisar los regalos de navidad o del cumpleaños, como se aceleraba el corazón cuando alguien te daba un regalo envuelto,  y de adulto recuerdas la emoción  de recibir algo que no esperabas, seguro que vienen a la mente sin esfuerzo aquellas cosas que te impactaron más allá del tiempo en que hubieran sucedido, toda esa mística que se generaba es algo que no debemos olvidar sin importar la edad.

La sorpresa es una emoción súbita que aparece ante una situación o contexto que la persona no espera, llega y se va con absoluta rapidez, y se vincula rápidamente a otra emoción que sea congruente con la situación. Justo cuando nos sorprendemos, nuestra capacidad cognitiva aumenta y se genera el fenómeno llamado “mente en blanco” que nos permite reescribir las cosas que sabemos. La sorpresa se recuerda y retroalimenta con otras emociones.

 

La sorpresa, y las buenas sorpresas son  un gran regalo tanto para quien la recibe como para quien   las ofrece, ahora dime ¿cuál va ser tu siguiente sorpresa?

 

En los siguientes videos podrás encontrar mayor información acerca de este tema:



Escribir comentario

Comentarios: 0