· 

Trastorno por acumulación


El trastorno de acumulación compulsiva es una dificultad persistente para desechar o separarse de las pertenencias que    tiene una persona, provocándole inutilización de áreas de uso diario en el hogar,  sus habitaciones suelen  estar tan llenas y desordenadas que no se puede incluso caminar, pilas de periódicos acumulados pueden llenar el fregadero y cubrir las mesas y el suelo de la cocina, de manera que esta no se puede usar para preparar la comida.

 

 

 

 

"A diferencia de los coleccionistas, la persona acumula objetos de una manera

desorganizada teniendo dificultades para desprenderse de ellas."

 

Los síntomas de acumulación comienzan en la adolescencia. El trastorno puede ser leve al principio, pero puede empeorar gradualmente a medida que la persona se hace mayor. La acumulación suele afectar negativamente  la capacidad de la persona para funcionar en el hogar e incluso en el trabajo y en la escuela. Puede que no permita la entrada de otras personas en casa, incluyendo miembros de la familia y amigos  porque está avergonzada por el desorden.

Los objetos acumulados pueden constituir un riesgo de incendio y un peligro para la seguridad del hogar incluso llegar a estar infestado con plagas. Algunas personas se dan cuenta de que la acumulación es un problema, pero muchas otras no se percatan de ello.

 

En la acumulación de mascotas, la persona acumula demasiados animales, respecto al espacio disponible y la capacidad de proporcionarles alimento y atención veterinaria de buena calidad. Los animales viven en condiciones insalubres, hay superpoblación y estos pierden peso o enferman. Sin embargo, muchas personas con este trastorno no reconocen que no están cuidando de forma adecuada a los animales. Los acumuladores de animales están muy apegados a sus mascotas y no quieren abandonarlas.

 

Los médicos diagnostican un trastorno por acumulación cuando:

· La persona afectada presenta de forma constante dificultades para descartar o separarse de sus posesiones.

· La persona afectada guarda las cosas principalmente porque siente que debe hacerlo, piensa que algún día le servirán.

· Las posesiones acumuladas congestionan y abarrotan las zonas de vida activa (no los sótanos o las áreas de almacenaje) y afectan al uso de estas zonas para el propósito previsto.

· La persona afectada se siente muy angustiada por la idea de desechar cualquiera de sus posesiones y tiene menos capacidad para funcionar en el trabajo, con su familia o con amigos a causa de la acumulación.

 

El tratamiento con determinados antidepresivos y la terapia cognitivo-conductual pueden ser beneficiosos, sin tratamiento, los síntomas generalmente continúan durante toda la vida, con pocos cambios o ninguno. Muchas personas no están dispuestas a dejar de acumular, por tanto es posible que los médicos deban utilizar técnicas de motivación para ayudarles a participar en el tratamiento.

Si tu o algún familiar sufre este trastorno es necesario acudir con un profesional de la salud, psicólogo o terapeuta para apoyar en este padecimiento. Te dejo los siguientes enlaces donde encontraras mayor información.

 



Escribir comentario

Comentarios: 0