· 

LOS VENENOS BLANCOS


En nuestra dieta existen alimentos cotidianos que pueden ser perjudiciales para nuestra salud, conocidos como “venenos blancos” el azúcar, el arroz, la leche de vaca, la sal y las harinas refinadas,  son causantes de diferentes enfermedades que son consideradas graves. La blancura de la mayoría de los productos no es algo natural. Es de hecho, algo industrial que ofrece una apariencia artificial al producto que resulta más atractivo.

 

Todos coinciden en la mala capacidad nutritiva de estos productos, no es sólo porque tienen pocos nutrientes sino que además son en parte responsables de muchas enfermedades que sufre el consumidor, enfermedades como  la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes, la depresión, el cáncer y últimamente incluso la muerte prematura son problemas relacionados con el consumo de estos alimentos.

 

ARROZ: este es un alimento que se vende muy procesado y refinado. Decir esto es lo mismo que decir que está privado de sus nutrientes originales. El arroz blanco es una invención de la industria alimentaria, causa aumentos bruscos en los niveles de glucosa en la sangre, lo cual es un riesgo de diabetes. Aunque el arroz se ha consumido durante siglos en muchos países, fue sólo en el siglo 20 que comenzó a refinarse y consumirse como arroz blanco. Para producir el arroz blanco el grano integral es sometido a un proceso de refinado con el cual se le retira la capa exterior y el germen, y básicamente lo que queda es el endospermo, que consiste principalmente de almidón.

 

HARINA DE TRIGO: Cuanto más fina y blanca es la harina, menos fibra, vitaminas y minerales contiene. El pan blanco, el pan de salvado, los panes de bollería, no contienen vitaminas ni minerales y favorecen las caries. La harina blanca es casi puro almidón, y ahora contiene solo una pequeña fracción de los nutrientes del grano original. Además, los tratamientos químicos en el grano dan como resultado la formación de un subproducto llamado aloxano, un veneno utilizado en la industria de la investigación médica para producir diabetes en ratones sanos.

 

AZÚCAR: Está presente en casi todos los productos procesados, crea adicción y se consume de forma excesiva. Aun así no se recomienda reducir el consumo sino eliminarlo. El azúcar blanco no se puede considerar como un alimento, ya que es una sustancia química pura, extraída de fuentes vegetales como la caña de azúcar o la remolacha, a las cuales se les extrae el jugo eliminando toda la fibra y las proteínas que forman el 90% de dichas plantas. Para dejar limpio el líquido que contiene el azúcar, se añade cal viva y es ahí donde esa reacción alcalina mata casi todas las vitaminas, luego se añade dióxido de carbono para acelerar la cal, este líquido azucarado pasa por tubos que lo separan de las impurezas. Luego viene otro tratamiento con sulfato de calcio y ácido sulfúrico para decolorar y dejar casi blanco.

 Muchas empresas de la industria alimentaria, obsesionadas con la venta masiva, han incluido azúcar a sus productos conscientes de que dispara los niveles de dopamina y crea un vínculo positivo con el producto que crea adicción en la persona. A veces la adicción que puede producirnos el azúcar es mayor a la del alcohol o algunos estupefacientes.

 

LECHE DE VACA: La leche que se vende hoy en día tiene el mismo problema que los otros alimentos, está muy procesada. El maltrato a las vacas y el estrés producido por la mala calidad de vida hace que la leche empeore. Además, a la vaca, se le inyectan antibióticos y hormonas enfocados a mejorar la producción cuantitativamente pero que son venenosos cuando pasan a la leche.  Aunado a esto el proceso de la pasteurización de la leche destruye las bacterias beneficiosas y destruye las enzimas esenciales para la absorción de nutrientes, además en este proceso se destruye toda la fosfatasa, esencial para la absorción del calcio. La lipasa, una enzima única de la leche que se necesita para completar la digestión de las grasas es lanzada junto con muchos otros nutrientes esenciales que la pasteurización destruye.

Se considera que la leche es la principal causa de alergias en los niños, según la Academia de Alergia, Asma e Inmunología de Estados Unidos, y es que la leche es rica en grasas saturadas y colesterol.

 

SAL: La industria decidió un día convertir la sal cristalina natural en simple cloruro sódico que es la sal refinada de hoy, porque los científicos de la época afirmaron que los demás elementos que contenía como son los minerales esenciales y otros oligoelementos, eran innecesarios y bastaba el cloruro sódico para salar los alimentos. A la toxicidad del cloruro sódico hay que añadir la del yodo y el flúor, minerales que hoy se agregan artificialmente a la sal. El yodo es tóxico cuando se sobrepasa el mínimo necesario, se añade porque se supone que mejora la función de la tiroides, y el flúor, uno de los elementos más radioactivos que existen se agrega  porque afirman que este veneno evita las caries. Un sarcasmo, la sal cristalina natural, tanto la que procede del mar (sal marina) como de las montañas, contiene los 84 elementos que compone el cuerpo humano en su proporción exacta.

 

 

No todo lo blanco es puro, para que puedas tener mayor información al respecto te dejamos los siguientes videos:



Escribir comentario

Comentarios: 0