· 

¿CAMINAR DESCALZO?


Quien  en algún momento ha sentido el placer de andar descalzo por la orilla de la playa o de pisar la hierba del campo o de un parque sabe el  descanso que da realizar esta sencilla acción, además  de esto los beneficios que proporciona son muchísimos. Terapias como la reflexología o la acupuntura revelan que en la planta de los pies se encuentran terminaciones nerviosas muy importantes, y que desde  allí se  liberan tensiones y desbloquean  emociones no reconocidas que  producen enfermedades.

 

El calzado es un invento moderno que  protege del ambiente en las grandes ciudades, sin embargo, en los ambientes naturales se podría aprovechar el caminar descalzo para conectarse con la naturaleza y la tierra.

 

Estamos inmersos en un mar de campos eléctricos y electromagnéticos, tanto naturales como artificiales. La electricidad debiera fluir por medio nuestro, pero el calzado y las superficies aislantes cortan ese flujo, es entonces que se produce una carga que crea tensión en el organismo y perjudica la salud.  Los procesos eléctricos y magnéticos forman parte de nuestra biología, el buen funcionamiento de los sistemas fisiológicos, órganos y células depende del equilibrio eléctrico que condiciona las reacciones químicas. El cuerpo es un conductor natural y necesita tanto el contacto eléctrico con la tierra, como precisa del agua o los nutrientes. Por una parte, necesitamos liberarnos del exceso de cargas positivas que se acumulan al mantener el cuerpo aislado del entorno y nos regeneramos con la invasión de los electrones libres (con carga eléctrica negativa) del campo de energía de la Tierra alimentado por el sol y desde el núcleo del planeta.

 

Sin este flujo energético, la vida de las personas, los animales y las plantas sería sencillamente imposible.

 

La consecuencia más evidente del bloqueo de la conexión eléctrica es el chispazo que se siente al tocar a otra persona o al tocar una superficie metálica, esto lo produce la  electricidad estática. Pero dentro del cuerpo la falta de conexión puede favorecer la inflamación generalizada y estar en el inicio de procesos que llevan a enfermedades. Los zapatos convencionales están fabricados con materiales aislantes que cortan la conexión eléctrica con la tierra, por otra parte los calzados artesanales, sin capas aislantes, de cuero son una mejor alternativa.

 

Algo tan sencillo como andar descalzos aporta marcados y positivos cambios en los parámetros biológicos. De hecho, a los cinco segundos ya se pueden empezar a percibir los cambios, aunque los mayores beneficios se obtienen si se hace toma de tierra de 20-30 minutos.

 

 

Algunos beneficios de  andar descalzo son:

 

- Contribuye a que los ritmos del cuerpo estén armonizados con la noche y el día, mejorando el sueño por la noche como la sensación de vitalidad durante el día.

- Alivia el dolor de cabeza y las migrañas.

- Mejora la circulación sanguínea, evita las várices y fortalece los tobillos.

- Disminuye el estrés y la ansiedad.

- Reduce el dolor de espalda.

- Permite una mayor oxigenación de los vasos y capilares sanguíneos.

- Permite tener más fuerza y resistencia venosa, lo que podría ayudar a las piernas a no retener líquidos ni ácido úrico.

- Estimula ciertos órganos que están conectados con las terminaciones nerviosas de las plantas de los pies.

- Reduce la inflamación y la oxidación.

- Mejora las funciones del sistema inmunitario.

- Fortalece las piernas y hace que exijamos ciertos músculos que no hacen tanto esfuerzo al usar zapatos.

- Previene la piel flácida y la celulitis, da tono a los muslos y a  los glúteos, marca los músculos de las extremidades inferiores.

- Reduce la viscosidad de la sangre, un factor favorecedor de la hipertensión y otras enfermedades cardiacas, incluyendo el infarto.

 

Además de constituir un regulador del sistema nervioso autónomo, hacer toma de tierra resulta una potente terapia ante situaciones de estrés emocional, ansiedad, pánico, miedo, depresión, dolor, fatiga y síntomas como las cefaleas, las palpitaciones cardiacas o el vértigo.

Disfunciones tan comunes como la diabetes, la obesidad y la hipertensión podrían estar relacionadas con una falta de conexión a tierra, la cual representa  estrés para el organismo,   

Teniendo en cuenta los datos que aportan los estudios científicos, y las sensaciones que se  experimentan al ir descalzos, se puede afirmar que debajo de nuestros pies hay una potente fuente de bienestar y que los electrones superficiales de la tierra constituyen un recurso de salud olvidado hasta ahora.

 

 

En los siguientes videos encontraras mayor información acerca del tema:

 



Escribir comentario

Comentarios: 0