· 

CONTAMINACIÓN POR AEROSOLES


Muchos tenemos en casa envases de metal con un atomizador o spray, los hay para matar insectos, hay otros que son desodorantes, otros son ambientadores, pinturas, incluso existe aceite  para cocinar, sin embargo estos aerosoles cuentan con compuestos orgánicos volátiles (COV) y con  Clorofluorocarbonos (CFC's) que dañan el ambiente, los COV son compuestos orgánicos volátiles, es decir son contaminantes que, cuando entran en contacto con la luz del sol producen el conocido gas de ozono en la capa más baja de la atmósfera terrestre, esto permite la formación de smog, y los CFC, son una familia de gases que se emplean en diversas aplicaciones, tienen una gran persistencia en la atmósfera, de 51  a  200 años aproximadamente, con el  tiempo alcanzan la estratosfera, donde se disocian por acción de la radiación ultravioleta, liberando el cloro y este, comienza con el proceso de destrucción de la capa de ozono.

 

La contaminación por aerosoles puede afectar de muchas maneras, cambiando radicalmente el clima, aumentando la temperatura de la tierra y la más preocupante, ocasionar un enfriamiento generalizado en el planeta en la parte baja de la atmósfera pero por encima de esto estaría caliente  debido al smog creado por los aerosoles.

 

Los aerosoles han sido los principales causantes de agrandar el agujero de la capa de ozono, que ha empeorado notablemente el calentamiento global. Incluso tienen diversos efectos negativos en las nubes, por ejemplo, al disminuir el tamaño de las gotas, se reduce la eficacia de las precipitaciones, lo que a su vez modifica el contenido del agua en estado líquido, el espesor de las nubes y su tiempo de vida.

 

Además de esto, los aerosoles dañan la pureza del aire por pequeñas partículas de polvo que se emiten al ser utilizados, estos efectos  a largo plazo, impactan directamente en la salud de las personas, desde enfermedades cardiopulmonares, asma,   hasta la  reducción de la esperanza de vida.

 

Aunque la propia naturaleza produce muchos de estos “aerosoles naturales” refiriéndose en general a las diminutas partículas de polvo y pequeñas gotas que se encuentran en el aire como la arena de las tormentas del desierto, las partículas de sal del océano, los cristales de hielo o las cenizas de incendios y erupciones volcánicas estos vienen siendo fenómenos naturales que no están bajo nuestro control, como tampoco está en nuestra capacidad cambiar  las actividades de las industrias y fabricas que contribuye a aumentar la cantidad de aerosoles en la atmósfera, como los gases producidos por las centrales eléctricas que emiten hollín negro y dióxido de azufre, las chimeneas de las fábricas  o los motores de los aviones. Estos aerosoles son tan pequeños que pueden propagarse por todo el mundo y causan diversos efectos negativos en el medio ambiente y en la salud humana, como la lluvia ácida o el asma. 

No podemos hacer grandes cambios a nivel mundial en las empresas e industrias pero a nivel personal si podemos contribuir dejando de utilizar estos aerosoles que aunque simplifican la vida al mismo tiempo contribuyen a la destrucción de la misma,  a la destrucción de todas las especies y del mismo ser humano.

 

 

En los siguientes videos podrás encontrar mayor información acerca de este interesante tema:

 



Escribir comentario

Comentarios: 0