· 

LOS MICROPLASTICOS, EL VENENO EN EL MAR


Los microplásticos son piezas diminutas de material plástico cuyo tamaño suele ser inferior 5 milímetros. Se pueden dividir en dos categorías: microplásticos primarios y los microplásticos secundarios.

 

Los microplásticos primarios son: partículas pequeñas lanzadas directamente al medio ambiente, se estima que representan entre el 15% y el 31% de los microplásticos en los océanos, los microplásticos primarios proviene del lavado de ropa sintética, ,    microplásticos agregados intencionadamente en productos de cuidado personal por ejemplo microperlas en exfoliantes faciales y corporales, detergentes, pastas de dientes y productos de higiene personal.

 

Los microplásticos secundarios son: se originan a partir de la degradación de grandes objetos de plástico, como bolsas de plásticos, botellas o redes de pesca. Solo el 9% de los residuos plásticos se recicla y la gran mayoría termina en vertederos y en el medio ambiente, es decir en los  mares y océanos, donde se disgrega en micropartículas que contaminan tanto  las aguas como el aire. El agua, el sol, el viento y los microorganismos van degradando el plástico vertido al océano hasta convertirlo en diminutas partículas estas  son ingeridas por el plancton, los bivalvos, los peces y hasta las ballenas, quienes las confunden con comida, a su vez diversas especies de fauna marina  son ingeridas por los seres humanos a través de la cadena alimenticia.

 

En 2016, un informe de la organización de las naciones unidas para la alimentación (FAO) informaba de la presencia de microplásticos hasta en 800 especies de peces, crustáceos y moluscos.

 

Los microplásticos  también están presentes en alimentos y bebidas, como la cerveza, miel y agua del grifo. Recientemente  se han descubierto partículas de plástico en heces humanas. El efecto en la salud humana es aún desconocido, pero a menudo contienen aditivos y otras sustancias químicas, posiblemente tóxicas, que pueden ser perjudiciales para los animales y las personas.

 

Limpiar el océano de microplásticos es imposible, porque se fragmenta de manera que se vuelven invisibles al ojo humano, y no pueden ser diferenciados por la fauna marina e ingresan a lugares inaccesibles. Los plásticos que usamos cada día pueden acabar en nuestros mares y océanos aunque los hayamos depositado correctamente en el contenedor amarillo,  es necesario no producir y usar plástico innecesario, por ejemplo, en el consumo diario de plásticos de un solo uso y sobre todo leyendo las etiquetas que informan sobre la composición de los productos de cosmética e higiene.

 

 

En los siguientes videos podrás encontrar más información acerca de este importantísimo tema:



Escribir comentario

Comentarios: 0