· 

¿TE CONSIDERAS UNA PERSONA ALTAMENTE SENSIBLE?


Las personas PAS, es decir Personas Altamente Sensibles, tienen un desarrollo del sistema nervioso que les permite percibir sutilezas que el resto de los humanos no perciben. Su desarrollo sensorial es extraordinario, siendo especialmente receptivos y perceptivos a las estimulaciones externas. Sienten con mucha más intensidad que los demás e incluso pueden llegar a enfermar por ello, padeciendo síntomas y/o trastornos ansiosos, depresivos y relacionados con el sistema inmunitario.

 

El desconocimiento de la alta sensibilidad, se puede confundir con susceptibilidad e inestabilidad emocional. Según investigaciones realizadas, dos de cada diez personas, son personas (PAS) altamente sensibles y es importante su conocimiento para aprender a gestionar sus emociones y lidiar con esta sensibilidad tan especial en su día a día. 

 

No se trata de reprimir las emociones, sino de aprender a canalizar su torrente de sensaciones y sentimientos. Este tipo de personas altamente sensibles y emocionales nacen con esta cualidad, de hecho, se cree que tienen una importante carga genética, por eso es muy probable que desde el nacimiento sean muy sensibles a los cambios y necesiten mucho contacto físico para desarrollar un apego sano y sentirse seguros. Ellos/as demandarán más en este sentido, porque lo necesitan y les ayudara a su estabilidad emocional cuando sean adultos. A medida que crecen y socializan, por ejemplo en el colegio, empiezan a desarrollar su propia personalidad,  sin embargo, por el entorno es muy probable que  recibirán críticas como: “No te lo tomes así, no es tan importante”, “Tampoco hay tanto ruido, no entiendo que te afecte tanto”, “No te preocupes tanto por lo que le ocurra a los demás, que cada uno solucione sus problemas”, “Eres un bicho raro”, etc. Todos estos comentarios podrán ocasionar que la persona se encierre en sí misma y se convierta en una persona muy introvertida, algo que erróneamente está directamente relacionado con ser persona PAS.

Una persona puede ser PAS y ser extrovertida, lo que suele ocurrir es que los mensajes negativos del entorno son lo que hacen que la persona desarrolle la introversión.

 

 

 

Las personas altamente sensibles PAS viven las experiencias de forma diferente a las personas que no lo son, la intensidad en ellos es diferente. Algunas de sus características son:

 

- Son personas muy empáticas, con una gran capacidad para saber lo que están sintiendo los demás, pudiendo llegar a sentir las emociones de los demás como propias.

- Gran capacidad sensorial, en cualquiera de los cinco sentidos de una forma muy profunda.

- Gran capacidad de entrega y de búsqueda de soluciones a los problemas, tanto propios como ajenos, se preocupan de su vida, de la de los demás y de problemas como el hambre en el mundo, la violencia, etc.

- Son capaces de “leer” a las personas que tiene delante. Tienen la cualidad de percibir los sentimientos y las reacciones de los otros, de saber que les está ocurriendo. Son muy intuitivas.

- Son personas solidarias, les gusta ayudar, sentirse útiles.

- Necesitan momentos de soledad. Habitualmente están sobreexpuestos durante mucho tiempo a lo largo del día y el equilibrio lo encuentran en la soledad, les devuelve la calma, la paz, pueden pensar sin que nada les perturbe.

- Son personas creativas.

- Sentir como sienten estas personas, no es sinónimo de imperfección, ni de que haya algo que está mal o que funciona mal dentro de ellos/as. Tienen grandes cualidades que pueden ayudar a mejorar su vida y la de los que lo rodean. La falta de autoconocimiento puede llevar a que se sientan abrumadas, agobiadas e incluso avergonzadas de sentir en la manera en que lo pueden hacer.

 

 

¿Qué puedo hacer si soy una Persona Altamente Sensible PAS?

 

1. Lo primero es conocerte, saber lo que significa ser PAS y dejar de estigmatizarte y que los demás lo hagan. No eres un “bicho raro”, todos somos diferentes y tú también.

2. Saber cómo gestionar tus emociones y como poder canalizarlas. Además de las emociones que sientes y vienen de dentro, tienes que lidiar con las emociones y sentimientos que se activan a través del exterior. Es importante realizar actividades que te ayuden a poder liberar y descargar esa carga emocional como, por ejemplo: mindfulness, pintar, música, deporte, etc. Lo importante es encontrar las que a ti te hagan sentir bien.

3. Aprender a decir “no”. Poner límites es muy importante para garantizar tu bienestar, saber cuándo necesitas estar solo, cuando puedes escuchar los problemas de alguien o si en ese momento te estás sintiendo desbordado/a y tienes que aplazarlo, etc. Poner límites no es rechazar a los demás ni ser egoísta, que es algo que también tienes que aprender, forma parte del autocuidado necesario en cada ser humano.

 

No digo que sea fácil, ser PAS y poder llevarlo sólo, pero espero que estas líneas te hayan ayudado a comprenderte mejor a ti o a alguna persona que forme parte de tu entorno y a ver la sensibilidad como un don, no como una debilidad.

 

 

 

En los siguientes videos podrás encontrar mayor información acerca de este interesante tema:



Escribir comentario

Comentarios: 0