· 

AZOTEAS VERDES


En las grandes ciudades cada vez es más común ver zonas sin árboles, sin embargo, es difícil intentar reforestar ya que las grandes construcciones han ocupado los espacios de los árboles y aunque la reforestación se define como el acto de plantar árboles en zonas que estaban cubiertas de bosques, esto es casi imposible en zonas urbanas.

 

México es uno de los países con mayor diversidad biológica y posee una gran riqueza forestal,  cuenta con más especies de pinos, magueyes, cactus y encinos que ningún otro país. Es una riqueza que tiene su origen en la gran diversidad de climas y en el relieve montañoso de buena parte del territorio nacional. La variedad en recursos forestales coloca a México entre los diez primeros países del mundo por su biodiversidad. Aun así, nuestro país enfrenta procesos crecientes de deforestación, pérdida y degradación de los ecosistemas, generalmente relacionados con los avances de las fronteras agrícola y pecuaria contribuyendo esto al cambio climático.

 

Una buena opción son los Jardines en las azoteas, una forma de combatir la contaminación y ahorrar en energía. Tener plantas en lo alto de los edificios ayuda a paliar las emisiones de dióxido de carbono y se ahorra hasta un 30% en la climatización del edificio, debido al “efecto toldo”. La contaminación en muchas ciudades del mundo es alarmante. Las emisiones de CO2 superan por mucho los niveles máximos establecidos. Por esta razón, dirigentes de ciertos países han tenido que tomar medidas ambientales para frenar el deterioro del medio ambiente.

 

Uno de los países donde han decidido obligar por ley a incorporar jardines en las azoteas de los edificios de nueva construcción es Francia. Según expertos franceses, las plantas en lo alto de los edificios pueden ayudar a paliar las emisiones de dióxido de carbono, unas emisiones que en la actualidad en Francia multiplican por cuatro los niveles máximos establecidos. Además, se calcula que más de 20.000 personas mueren al año en Francia por culpa de la polución.

 

Copenhague, que no fue nombrada Capital Verde Europea 2014 por casualidad, ya tiene en marcha muchas iniciativas para mejorar la calidad del aire y entre ellas está la de los techos verdes. La capital danesa ha tomado la decisión de convertirlos en obligatorios con el objetivo de conseguir emisiones cero de CO2 para el año 2025.

 

La ciudad de Toronto, en Canadá, fue la primera ciudad en América que implementó una ley similar que ha permitido crear 1,2 millones de metros cuadrados de techos verdes en centros comerciales, edificios institucionales, casas particulares y complejos de apartamentos. También ha generado un ahorro energético anual de más de 1,5 millones de kwh. Posteriormente Chicago, Nueva York y Buenos Aires también se apuntaron  y adoptaron medidas similares. La presencia de plantas en una zona ajardinada en lo más alto del edificio puede ser una ayuda para reducir hasta el 50% del dióxido de carbono que se emite a la atmósfera.

 

Además, Está demostrado que las plantas ayudan a aislar el edificio y, por tanto, mantener la casa más fresca en verano, el llamado “Efecto toldo” y a aislar del frío en invierno, permitiendo así un ahorro de energía. Es necesario contar con orientación para conocer que plantas y árboles son los más adecuados para este tipo de espacios.

 

 

En los siguientes videos podrás tener más información  acerca de este interesante tema:



Escribir comentario

Comentarios: 0