· 

¿SABIAS… QUE ES LA  ARBOTERAPIA?


La arboterapia es una forma de terapia que no requiere más que salir a dar un paseo por el bosque. Algunos la consideran una filosofía que pugna por el reencuentro con la naturaleza en los bosques o zonas arboladas en busca de paz y armonía  y como un apoyo a otras  terapias para sentirse mejor, desarrollar los sentidos y disminuir el estrés. Sus beneficios se basan en estudios que afirman que tan solo 20 minutos de contacto con la naturaleza tiene efectos positivos en la salud física y mental. Sin embargo se advierte que esta práctica no cura enfermedades, sino que es una buena manera de reducir el nivel de estrés y por lo tanto de prevenir posibles futuras dolencias.

 

La arboterapia no solo consiste en la práctica de abrazar árboles, sino también en frecuentar bosques, práctica particularmente eficaz para aquellos que sufren de asma bronquial, bronquitis crónica, hipertensión arterial, nerviosismo e insomnio. Está demostrado que personas de todas las edades, muestran mejoras en la salud cuando interactúan con las plantas y árboles alcanzando una mejor función cognitiva y emocional gracias a la cercanía con los entornos verdes.

La arboterapia sostiene que el aire de los bosques es beneficioso, ya que contiene grandes cantidades de iones negativos de oxígeno, que ayudan a estimular y armonizar los procesos vitales, la esfera psíquica y emocional. Las moléculas de oxígeno con exceso de carga negativa son llamadas también “vitaminas del aire” y en presencia de estos iones, el sistema inmune se refuerza, la circulación se activa y los procesos de recuperación son estimulados.

 

Los orígenes de esta terapia están vinculados a prácticas y creencias muy antiguas, que atribuían funciones mágicas  a bosques y florestas, con los cuales se entraba en profunda relación espiritual. Por tanto, en la antigüedad la arboterapia ya existía y estaba relacionada con las fuerzas y energías que los hombres podían buscar y encontrar en el bosque, sin decir que en el pasado la naturaleza era la verdadera y única farmacia disponible.

Abrazar a los árboles brinda beneficios para el cuerpo, mente y alma, ya que ellos ayudan a los seres humanos para mejorar una serie de problemas tales como la salud mental, el estrés, la concentración, insomnio, dolores de cabeza, mejora significativamente la capacidad mental, la atención y concentración, en general un bienestar. Al parecer, los árboles son capaces de ir más allá de sus funciones básicas como el abastecimiento de oxígeno.

 

Para realizar la terapia cada uno puede elegir el árbol que sienta más suyo, pasar un tiempo bajo un árbol, abrazarlo, aprovechar para sentir el pasto o la tierra bajo los pies y así permitir el flujo de energía a través de nosotros  creando contacto con la tierra, después  caminar sin prisas, sin un rumbo fijo, donde lo importante es el camino que se elige  en ese momento, sin destino, tomando conciencia de la libertad, escuchar los sonidos de la naturaleza, todo eso nos hace estar en armonía con nosotros mismos y nuestros sentidos, percibiendo sensaciones agradables y beneficiosas.

 

Cada árbol tiene diferentes propiedades que influyen también a la hora de abrazarlo.

 

Según la sabiduría popular el cedro y el ciprés reducen la sensación de calor. El arce alivia el dolor, la higuera purifica el corazón y elimina la humedad del cuerpo. El pino, considerado por la medicina china como un árbol inmortal, tiene una gran capacidad de curación. Por su parte, el sauce elimina del cuerpo el exceso de humedad y reduce la presión arterial. Para el estómago el mejor árbol es el olmo y el espino blanco fortalece el intestino y ayuda la digestión. Incluso las fracturas pueden mejorar al abrazar a un abeto, hay quien dice que reduce la hinchazón.

Cuando nuestra mente y nuestro organismo entran en contacto con la madre tierra, nos liberamos de los agobios, del estrés, de las insatisfacciones que nos genera nuestro día a día, y nos llena de paz y tranquilidad para enfrentar lo cotidiano.

 

 



Escribir comentario

Comentarios: 0