· 

“EL AUTOBUS” DE FRIDA KHALO



Reconocida en el mundo como la pintora mexicana más sobresaliente de la primera mitad del siglo XX, la figura de Frida Kahlo se ha convertido en un símbolo social y cultural. Su personalidad ha sido adoptada como una de las banderas de la cultura mexicana, del feminismo, de la discapacidad e incluso de la libertad sexual.

 

La vida de Frida Kahlo estuvo marcada por una serie de eventos que le causaron gran dolor físico y emocional, de manera que sus obras son un reflejo de las diferentes etapas que vivió desde niña hasta su muerte.

Esta artista mexicana tuvo múltiples padecimientos. A la poliomielitis contraída en la infancia se  sumó   un gravísimo accidente de autobús en el que faltó poco para que perdiera la vida.

 

Esta  obra del año 1929, “El autobús” con medidas de 55.5 x 260 cm. forma parte de la colección del Museo Dolores Olmedo Patiño, en ella se revela el humor negro de la artista, pues los personajes enfrentarían en corto tiempo un accidente que cambiaría sus vidas más en esta obra el accidente aún no sucede. El autobús de Frida Kahlo, es de alguna manera la anatomía del accidente que sufrió.

 

El 17 de septiembre de 1925, después de salir de la Escuela Nacional Preparatoria, Frida Kahlo y su amigo Alejandro Gómez Arias abordaron un camión para regresar a Coyoacán. En el recorrido, el chofer del camión quiso ganar el paso al tranvía, lo que ocasionó un terrible choque de tránsito. Según una narración  "el camión estalló en mil pedazos”  en este  tremendo choque perdieron la vida cuatro personas. Frida sufrió múltiples fracturas: la columna fracturada en 3 sitios, la pierna derecha en 11 partes, se rompió dos costillas, el hueso pélvico y la clavícula, además, se dislocó el pie derecho y el hombro izquierdo se salió de sus sitio, el pasamanos se clavó en su cuerpo atravesándole la cadera izquierda, por todo esto tuvo que permanecer 3 meses en el hospital donde sufrió numerosas operaciones. Cuando salió del hospital fue obligada a guardar reposo en cama, así como a utilizar corsés para corregir su cuerpo, por lo que su madre, Matilde Calderón, dispuso un espejo en el techo de la cama de la joven, así como un caballete especial para que ella distrajera su frustración con la pintura. Como no debía ni podía  moverse, para no perjudicar la recuperación, la pintura se convirtió en el centro de su vida y durante la convalecencia empezó a pintar con frecuencia.  Frida pintó su obra “El autobús” donde refleja las distintas clases sociales de la población mexicana, en primer lugar está un ama de casa con su cesta de la compra, a su lado un obrero con su mono azul, a continuación una madre indígena con los pies descalzos que alimenta a su bebé, un niño de espaldas que mira tranquilo  hacia el horizonte, un gringo con una bolsa de oro y por último una joven; en esta ultima  los estudiosos del arte ven a la propia Frida Kahlo, y creen que la pintura representa el momento antes de que el autobús fuera arrollado. El obrero del mono azul sería el que salvó la vida de la pintora tirando de la barandilla que se había clavado en su cuerpo. La bolsa de oro del hombre existió realmente. Se rompió durante el accidente y el polvo dorado cayó sobre el cuerpo ensangrentado de Frida que con el choque había perdido la ropa. Todos juntos en el autobús van hacia un destino trágico que ninguno de ellos espera.

 

Frida Kahlo una de las pintoras más influyentes, una artista, una mujer que usó sus experiencias de vida para crear belleza y obras que la hicieron la pintora latinoamericana más reconocida en el arte.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0