· 

PERSONAS TOXICAS Y LA PAZ INTERIOR


Cuando se está en este camino de volverse mejor ser humano haciendo los cambios necesarios en las propias actitudes sin embargo por más de tratar de alejarse de cierto tipo de personas que alteran el  bienestar, estas personas podrían ser llamadas toxicas.

 

Es cierto que cada persona es, en parte producto de las circunstancias que le ha tocado vivir, difícilmente podemos decir que alguien sea como es porque ha decidido comportarse de esa manera, pues nos influye mucho nuestra personalidad y el modo en el que hemos aprendido a relacionarnos con el entorno y con los demás. Pero cuando tenemos que lidiar con alguien que se lleva la calma,  la solución no es huir, mucho menos reaccionar a sus agresiones, sino analizar por qué tienen tanto poder sobre uno, cuando esto se  descubre y se acepta, se ha dado el primer paso para iniciar un cambio.

Gracias a estas personas se puede experimentar un gran crecimiento interior, ya que esa persona que hace que te perturbes y te molestes internamente es una oportunidad para conocerte mejor, recordando que lo que dicen habla de ellos y no de uno, pero descubrir que si afecta, es por una causa o un problema que se tiene oculto e interno  y se puede solucionar.

 

El abandonar el rol de víctima y posicionarse en el rol del aprendiz observando una oportunidad de aprendizaje es lo mejor que se puede hacer para lidiar con una situación conflictiva. Esto se consigue al reconocer que la causa no siempre es el otro y esas situaciones representan tu lado oscuro o sentimientos que se tienen y no  gusta reconocer, y precisamente por eso te cruzas con personas tóxicas en tu vida, para dar luz a tus sombras.

 

Generalmente las personas con las que más conflictos se tienen son aquellas con las que más uno se relaciona, el círculo más cercano que pueden ser los padres, los hijos, la pareja, a veces algún amigo, los vecinos, los compañeros de trabajo, los jefes.

 

Entre los rasgos de una persona toxica se encuentran que dedica su tiempo a mirar lo que otros hacen, falta de empatía, actitud de víctima, son los demás los que están en su contra, demasiado pesimista, no sabe compartir alegrías, critica destructivamente, minimiza tus logros, acapara la atención, te menosprecia, estas  personas que juzgan el lado oscuro del otro todavía no han abrazado ni resuelto su propio lado oscuro, y ellos también tienen a sus propios maestros espirituales porque no han entendido que eso que les molesta de otras personas refleja su propia oscuridad y  cambiar de pareja o trabajo o de amigos  no solucionará nada. Y  también es bueno recordar que hemos sido en alguna etapa de nuestra vida una persona tóxica que tal vez causamos conflictos,  seguro que todos hemos sido un maestro espiritual para alguien.

 

 

La raíz de todo conflicto está en ti, en tu lado oscuro, tanto si tú molestas a alguien como si alguien te molesta a ti.

Algunas ideas para cambiar esa percepción y solucionar estas relaciones con personas toxicas son:

 

· Nadie tiene la capacidad de hacerte daño en tu interior salvo que tú lo permitas.

 

· Presta atención a la razón de tu malestar en lugar de huir,  presta atención no a la persona, no a la crítica, sino a la parte de ti que se siente molesta por lo que dice o hace esa persona.

 

· Hazte responsable de lo que sientes,  dejar de juzgar a esa persona que te molesta o te hace daño es un paso importante para la solución.

 

Cuando las personas tóxicas de tu vida ya no te afectan has superado a tu maestro, después de eso ya no es tu maestro más. No puede serlo, quizá llegarán otros, pero con el que has aprendido sobre cierta parte oscura de ti que al final has abrazado, ese no puede seguir siendo tu guía.

Al tratarte tú y curar tu dolor, la causa que te provocaba la molestia o el malestar ya no existirá. Una vez llegas aquí, su presencia, sus palabras, sus ataques ya no te afectarán más.

 

Anthony de Mello autor en temas  emocionales y espirituales decía:

Una persona sabia es aquella que no ofende por nada ni tampoco se siente ofendida por nadie.

 

La vida es un camino lleno de aprendizajes, se pueden tomar o darles la espalda, encerrarse en uno mismo y perder la oportunidad de recibir esos aprendizajes, pero  para alcanzar  la paz interior, no permitir que nada te pueda hacer daño, que nada te perturbe. Eso sería idílicamente lo que tendríamos que aprender como seres humanos.

En los siguientes enlaces podrás encontrar mayor información acerca del tema. El segundo enlace es una charla muy larga pero muy interesante que podía apoyarte  a tener relaciones más sanas:



Escribir comentario

Comentarios: 0