· 

TIRAR BASURA EN LAS CALLES


 

En la década de los setenta, los gobiernos de diversos países  se empezaron a cuestionar sobre la contaminación del medio ambiente. Muchos de ellos, la mayoría europeos, ya contaban con leyes e instituciones que se ocupaban de reutilizar los desechos orgánicos o que procesaban los inorgánicos en sus ciudades. Aquí en México existió esa campaña musicalizada con una melodía, sin embargo a tantos años esa acción tan básica de tirar la basura en algún contenedor no ha dado fruto, es deplorable ver como a mitad de carretera surge una mano que tira en plena vía de comunicación alguna envoltura o lata.    

 

Esta  falta de cultura ecológica aunado al  alto crecimiento de la población tanto en nuestro país como a nivel mundial suponen un grave problema en cuanto a la contaminación, ya que la cantidad de basura que se arroja diariamente a las calles genera grandes acumulaciones de desperdicios con consecuencias graves para el entorno y para todos los seres vivos que lo habitan.

 

Muchos creen que la recomendación de no tirar basura a las calles solo se limita a lo estético, ignorando por completo lo perjudicial que esto puede llegar a ser para el medio ambiente y para todos los habitantes ya que  la acumulación de basura en las calles aumenta en gran medida el riesgo de inundaciones, pues el agua arrastra toda la basura que se encuentre en el suelo, y esta puede acabar obstruyendo los drenajes.

 

La basura en las calles es una de las principales causas de la obstrucción de la red pluvial, así como la acumulación de hojas secas de los árboles, grasa y aceite de establecimientos de comida que son vertidos a los drenajes públicos. Si  estos están obstruidos, no podrán drenar el agua a la misma velocidad con que se llenan las calles, causando acumulaciones de agua en consecuencia provocando inundaciones.

Además la contaminación de los espacios trae consigo la propagación de enfermedades gastrointestinales, dificultades respiratorias e infecciones a las personas que están expuestas a estas condiciones.

 

En el caso de la contaminación en lugares rurales, esta puede tener un efecto negativo en la siembra y cultivo de alimentos, ya que puede transmitir agentes tóxicos o  dejar el suelo infértil. Del mismo modo ocurre cuando los desechos son arrojados o arrastrados a las aguas, ya sean de mares o ríos, contaminando el elemento de mayor importancia para el ser humano, además de ser letal para todas las especies que habitan en ella.

 

Otra consecuencia que pudiera darse con la basura es que  por las altas temperaturas de un lugar  puede causar que los desechos  tirados al suelo se conviertan en riesgo de incendios, que en ocasiones pueden llegar a ser descontrolados, sobre todo en áreas de bosques o pastizales. Son muchos los incendios que han sido iniciados por trozos de papel o por latas de gaseosa que se exponen a altas temperaturas.

 

Por otra parte muchos países desarrollados han logrado ejecutar estrategias que han resultado efectivas para  controlar la contaminación a causa de la basura. Estas van desde la reducción de la producción de desperdicios por medio de la cultura ecológica a sistemas sofisticados de gestión de residuos dado que la gran mayoría de estos pueden ser reutilizados, reciclados o recompostados.

 

Sin embargo el mayor impacto se puede generar por medio del cambio de mentalidad de las personas. Es importante que todos entendamos el gran riesgo que supone la acumulación de la basura en las calles y otros lugares así como cambiando conductas que colaboren con la reducción de la producción de desperdicios. Actos tan pequeños como esperar a llegar a casa para tirar la basura, enseñar a los pequeños esta cultura ecológica puede tener un impacto más grande en el mundo si todos tomamos conciencia de este  problema.

 

Como decía la melodía en la campaña: Ponga la basura en su lugar…

 

 

En los siguientes enlaces podrás encontrar mayor información acerca del tema:



Escribir comentario

Comentarios: 0