· 

LA PERCEPCION DE LA REALIDAD


 

EXISTE UN PROVERBIO ÁRABE QUE DICE:

"DOS HOMBRES EN UN JARDÍN: DOS JARDINES".

 

¿La realidad?  ¿Cual, la tuya o la mía?  Aunque todos tenemos las mismas capacidades sensoriales no percibimos lo mismo, la actividad cerebral regula como percibimos e interpretamos el mundo que nos rodea haciendo que cada quien viva su realidad particular. Cualquier alteración en la bioquímica cerebral que regula la comunicación neuronal puede tener efectos en el estado de ánimo, en la percepción del mundo físico, a esto se suma las motivaciones, expectativas, y los rasgos de cada persona.

 

Aunque existe una realidad común por ser material o física compartida por muchos, las sensaciones que ella produzca no serán las mismas en cada persona, esto sería el mundo subjetivo, propio de cada individuo. En este tema de la percepción de la realidad ante hechos tan difíciles como los que acontecen en los últimos meses, situaciones de diversa índole tanto de salud como económicos, y últimamente desastres naturales, ante tales situaciones ¿Es posible ver otra realidad?.

 

En la película “Conversaciones con Dios” una señora pregunta al personaje que razón hubo para que Dios, siendo todo amor permitiera la muerte de su hijo adoptivo y el personaje que era un escritor responde: “Para que usted pudiera cumplir su promesa” la cual había sido que conocería a su madre biológica cuando cumpliera 18 años y esta dice el escritor, ya había muerto varios años antes y la única manera de ver a su madre biológica era muriendo, ¿realidad, ficción?     

Hechos tan dolorosos como la muerte, las enfermedades, los accidentes, las inundaciones, las guerras, los secuestros, el hambre, asesinatos, adicciones, no tienen explicación lógica, sin embargo estos son parte de la vida,  la mayor parte de las veces no tienen una razón de ser, algunos dicen no hay que preguntar ¿Porque a mí? o ¿porque paso esto? Sino preguntar ¿Qué puedo aprender de esto? y el trabajo siguiente es superar y no quedarse en el sufrimiento.  

 

A veces la percepción que se tiene esta algo borrosa por el dolor, la tristeza, el enojo o la impotencia, sin embargo sacar fuerzas de donde no se tiene, pedir ayuda, ayudar, tener empatía, compasión, la oportunidad de dar y de recibir, pudieran aminorar en parte la tristeza provocada por tales situaciones. Los ciudadanos de este enorme planeta estamos siendo zarandeados para que despertemos a una nueva realidad donde lo importante no tenga que ser invisible. El mundo como lo conocíamos ya no está, quizá de ahora en adelante la educación  de los hijos tenga que ser responsabilidad casi total de los padres,  quizá ahora ya sea momento de entablar una mejor relación con nuestro planeta, árboles y animales, dejar en el pasado actos crueles como las corridas de toros, y cosas absurdas en el mundo,  quizá sea momento de dejar de ser consumidores de venenos que nosotros mismos hemos creado, quizá sea momento de crear nuevas profesiones y trabajos, quizá sea momento de que la civilización se vuelva más espiritual y no por medio de las religiones y el miedo al castigo, sino porque hemos aprendido a vivir de acuerdo a principios, porque estamos siendo verdaderamente personas civilizadas capaces de dar lo mejor a nosotros mismos y a los demás. Como decía una frase anónima por ahí:

 

 “No podemos volver a la normalidad, porque lo normal era exactamente el problema. Necesitamos volver mejores: Más solidarios, menos egoístas y más humanos”

 


Escribir comentario

Comentarios: 0