· 

SÍNDROME ALCOHÓLICO FETAL


El síndrome  alcohólico fetal se refiere a problemas físicos, mentales y de crecimiento que se  presentan en un bebé cuando la madre bebe alcohol durante el embarazo. Todavía no se ha establecido ningún nivel "seguro" con el consumo de este tipo de bebidas durante el tiempo de gestación.

 

Este  consumo de alcohol durante el embarazo genera riesgos adicionales para el feto pues el alcohol atraviesa fácilmente la placenta,  ocasionando daño al desarrollo del bebé.

 

Beber alcohol  es más dañino si se bebe durante el primer trimestre del embarazo, sin embargo, tomar alcohol en cualquier momento de la gestación puede ser dañino. Los problemas causados por el síndrome alcohólico fetal varían, algunos niños los padecen en un grado mucho mayor que otros, pero los defectos provocados por este síndrome son irreversibles.

 

Un bebé con síndrome de alcoholismo fetal (SAF) puede presentar  una mezcla de defectos físicos, discapacidades intelectuales  y problemas para afrontar la vida diaria. Entre los síntomas se encuentran los siguientes:

 

DEFECTOS FÍSICOS

Los defectos físicos pueden consistir en:

• Rasgos faciales característicos, entre ellos, ojos pequeños, el labio superior excepcionalmente delgado, nariz corta y hacia arriba, y superficie de la piel lisa entre la nariz y el labio superior

• Deformidades de las articulaciones, extremidades y dedos,

• Disminución del tono muscular y mala coordinación

• Crecimiento físico lento, antes y después del nacimiento

• Dificultades de la visión, ptosis (párpados superiores caídos) o problemas de audición

• Perímetro de la cabeza y tamaño del cerebro pequeño

• Defectos cardíacos y problemas con los riñones y los huesos

 

PROBLEMAS CEREBRALES Y DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

• Coordinación o equilibrio deficientes

• Discapacidad intelectual, trastornos del aprendizaje y retraso en el desarrollo

• Mala memoria

• Problema de atención y problema para procesar la información

• Dificultad para razonar y resolver problemas

• Dificultad para identificar la consecuencia de las decisiones

• Habilidades de razonamiento deficientes

• Nerviosismo o hiperactividad

• Cambios repentinos de humor

 

PROBLEMAS SOCIALES Y DE COMPORTAMIENTO

• Dificultad en la escuela

• Problemas para relacionarse con los demás

• Habilidades sociales deficientes

• Problemas para adaptarse al cambio, para cambiar de una tarea a otra o para concentrarse en una tarea

• Problemas de comportamiento y de control de los impulsos

• Concepto de tiempo deficiente

• Dificultad para planificar o trabajar hacia un objetivo

 

Los bebés y niños con SAF tienen muchos problemas diferentes que pueden ser difíciles de manejar. El pronóstico para los niños es mejor si el diagnóstico es oportuno y se les remite a un equipo médico y psicológico que puedan trabajar y apoyar sobre estrategias educativas y conductuales que se ajusten a las necesidades del niño.

Evitar el alcohol durante el embarazo previene el SAF. Diversas asesorías pueden ayudar a las mujeres que ya han tenido un niño con SAF.

 

Las mujeres sexualmente activas que beben mucho deben utilizar métodos anticonceptivos y controlar sus comportamientos con la bebida o dejar de tomar alcohol antes de tratar de quedar en embarazo.

 

En los siguientes enlaces podrás encontrar mayor información del tema:




Escribir comentario

Comentarios: 0