· 

LA TRAICION A UNO MISMO


Según el diccionario la palabra  Traición se refiere a que  es una falta que comete la persona que no cumple su palabra o que no guarda la fidelidad debida, lo contrario se representa como la lealtad.

 

La traición duele, duele que un amigo o familiar se aproveche de la buena fe para sacar ventaja,  sin embargo  no todas las traiciones son conscientes, intencionales o maliciosas.  De todas las traiciones la peor traición es la que se comete contra uno mismo. Esa traición aunque no sea intencional o consciente, ocasiona graves daños.

 

Cuestionarse sería una buena estrategia para detectar si estamos cayendo en ello. Preguntas  como: ¿Me estoy traicionando al aceptar esta situación? ¿De qué manera soy mejor persona después de vivir esta experiencia? ¿Cuáles son los desafíos que me representa? ¿Esta sensación a qué etapa de mi vida me transporta? Estos cuestionamientos  me pueden llevar a reflexionar si mis acciones no están en consonancia con lo que siento o lo que en realidad deseo. Es posible darme cuenta si cuando  justifico  acciones dañinas, auto infligidas, engañándome, distorsionando la realidad para evitar sentirme mal, o  cuando dejo que los demás decidan por mí en cuestiones que sólo atañen a mi propia vida, cuando dejo de escuchar  mi intuición y confío en personas que me hacen daño, cuando pienso que nada bueno me aguarda en el futuro y, por ello, dejo de luchar por lo que quiero, la cruda realidad es que me estoy traicionando.

 

En este mundo acelerado, donde las redes sociales y los medios de comunicación abruman y marcan modelos e ideales de cómo se debería “ser”, los logros que deberían regir mi camino al “éxito” es fácil perderme y aceptar esos patrones y comportamientos muchas veces alejados de lo que realmente soy.

 

El resultado de este alejamiento de la realidad y del SER  es  el incremento en las adicciones de todo tipo así como el aumento de las enfermedades físicas y mentales aunado al aumento de la criminalidad y agresividad.

 

La reflexión profunda y el análisis de la persona con o sin ayuda de un profesional  pueden llevar a reconocer los logros y las fallas en mi persona.

 

Meditar, realizar respiraciones profundas, ayunos del uso de redes sociales y tecnología, paseos por la naturaleza, la introspección, el realizar actos de amor a uno mismo, comprenderse, en fin tantos caminos para descubrir quién soy y amarme  incondicionalmente como ese que nos mantiene aquí el día de hoy. 


Escribir comentario

Comentarios: 0