· 

GUERRA, EN TIEMPOS DE PANDEMIA


En el pasado mes de febrero Rusia comenzó un movimiento para desmilitarizar algunos sectores de Ucrania, esto después de que el presidente Vladimir Putin diera la orden a sus fuerzas armadas. 

 

A pesar de los esfuerzos de algunos gobiernos y organizaciones para detener el conflicto armado esto no ha sido posible. Se han reportado 406 víctimas civiles en Ucrania, de las cuales 102 han muerto en los últimos días, lamentablemente el número real de víctimas civiles podría ser considerablemente mayor.

 

Somos una especie en peligro de extinción y no solo por el cambio climático, la  escases de alimentos, la crisis económica, la pandemia, y ahora sumándole una fatídica guerra.  Todo esto habla de cómo el ser humano es  el mayor enemigo de sí mismo.  La lucha por tener la razón, por dominar, por dividir a las personas en grupos culturales, políticos y de toda índole, por permitir que predomine el interés económico sobre los seres humanos, no hemos entendido nada de la fuerza de la naturaleza y las leyes de vida.

 

A los millones de fallecidos por la pandemia, por los desastres naturales  ahora se sumaran los fallecidos por este conflicto bélico. Va siendo hora de enarbolar la bandera del ser humano, esa bandera a la que no le importa si eres de alguna región del planeta, si hablas uno u otro idioma, si eres hombre o mujer, si  profesas alguna religión, si eres joven o viejo, en lo esencial somos iguales, creación perfecta de un Dios, como tú le llames, una energía que hizo posible naciéramos y tuviéramos las oportunidades de crecer y desarrollarnos. Necesitamos retornar a nuestro interior para subliminar nuestras sombras y  partes oscuras que como seres humanos es normal tenerlas, sin embargo cuando se llega al punto de amenazar la vida de tu prójimo, de otras especies  y del propio planeta, es solo cuestión de tiempo para desaparecer como han desaparecido tantas especies como la especie del rinoceronte negro occidental extinto en el 2011,  la tortuga Gigante de Pinta extinta en 2012, guacamayo de Spix extinto en el  2000, el ser humano extinto en…

 

Que panorama tan desolador espera a nuestros niños y jóvenes, sin embargo el seguir reflexionando en nuestro diario convivir, aplicar los cambios necesarios para mantener nuestra salud emocional, física y mental podría asegurar la supervivencia en nuestro hogar llamado PLANETA TIERRA.

 



Escribir comentario

Comentarios: 0