· 

LA SERIEFILIA


Durante esta pandemia además de las consecuencias ya sabidas, se suma una más que aunque ya venía en aumento se ha disparado por la facilidad de las redes sociales y el aislamiento para evitar el contagio del virus.

 

Esta  tendencia que va en aumento es la comodidad de pasarse largos periodos de tiempo viendo series y telenovelas, capítulo tras capítulo sin importar nada más, dejando  de lado otro tipo de actividades. A esta nueva adicción se le llama seriefilia, se trata de una adicción que, además de problemas físicos, puede ocasionar trastornos psicológicos: como problemas de personalidad, falta de autocontrol, comportamientos impulsivos, disforias, así como estados de ánimo anormal o cambiante. Como otras tantas adicciones la seriefilia,  hace abandonar acciones que antes  generaban placer. Una vida social pobre y la facilidad de ingresar a las plataformas de internet a cualquier hora de día y de noche traen en consecuencia el desarrollo de este tipo de adicción.

 

A nivel cerebral  ocasiona un mal funcionamiento que  promueve el deterioro de las funciones cognitivas, resultando en conductas de impulsividad y deterioro de las tareas y funciones ejecutivas. Aunado a esto las escenas cargadas de violencia y sexo controlan fuertemente la atención, en  muchos de los casos generando dependencia, además de una falta de control para esperar la gratificación.

 

Además de todo esto  hay una excesiva liberación de dopamina que al principio genera una búsqueda y deseo constante de ver las series,  alterando la corteza frontal que está vinculado a conductas adictivas relacionadas con la motivación de placer y recompensa.

 

Al decidir dejar  de ver las series provocará una serie de síntomas conocidos como  síndrome de abstinencia, es decir un malestar físico y mental formándose una obsesion pensando  en el  momento de poder seguir viendo las series nuevamente.

Otras secuelas de esta adicción son el sedentarismo, con problemas de salud física y mental, obesidad, problemas cardíacos, menor productividad, bajos niveles de satisfacción, problemas interpersonales por falta de convivencia, mala alimentación, problemas de sueño, falta de concentración, falta de memoria, problemas en la  toma de decisiones.

 

Es posible prevenir este tipo de adicción sobre todo en niños y jóvenes al realizar otro tipo de actividades como son leer,  practicar algún deporte, pasatiempo, juegos de mesa, etc., además de fortalecer los lazos afectivos con amigos y familiares, no obstante, si la adicción ya existe es necesario buscar ayuda profesional lo más pronto posible.

 

En los siguientes enlaces podrás encontrar mayor información acerca de este interesante tema:



Escribir comentario

Comentarios: 0