· 

¿QUE ES LA CRONO NUTRICIÓN?


Este concepto surgió en 1986 por el doctor y nutricionista francés Alain Delabos. Es una ciencia que sugiere alimentarse de acuerdo a los relojes biológicos bajo la idea de que los alimentos tienen efectos en el organismo dependiendo de la hora en que sean ingeridos.

 

En la actualidad, la crononutrición investiga el efecto de la alimentación sobre el ciclo circadiano, es decir, estudia la repercusión de la ingesta sobre la secreción de hormonas relacionadas con el hambre, la saciedad, el sueño, la vigilia, la tolerancia a la glucosa, etc. y las repercusiones de estos efectos en el organismo.

 

De este modo, el reloj biológico no solo determina cuando se duerme, sino que tiene muchas otras funciones. Hay “relojes” en prácticamente todas las células del cuerpo,  ayudan a despertarse, pero también ayudan a regular la presión arterial, la temperatura corporal, los niveles hormonales y también pueden controlar la forma en la que se procesan los alimentos.

 

Varios estudios demuestran que realizar las comidas de manera descompensada  o sea fuera de horarios o con proporciones calóricas erróneas favorece la aparición de exceso de peso, dificulta la pérdida ponderal y aumenta el riesgo de padecer Diabetes Tipo 2.

 

Los estudios demuestran  que aquellas personas que comían antes de las 15:00h presentaban una mayor pérdida de peso y con un ritmo más rápido que los que comen después de las 15:00h, siendo la ingesta calórica total diaria igual para ambos grupos. De forma similar al estudio anterior evalúa los efectos de comer a las 13:00h o bien, a las 16:30h con las mismas calorías totales diarias, observándose en los que comen temprano: Una mejor tolerancia a la glucosa y menor riesgo a padecer Diabetes Tipo 2, así como un mayor gasto energético total diario.

 

La crononutrición además puede ser útil si se quiere adelgazar, resulta una buena herramienta para ayudar a perder peso de forma más efectiva. En este contexto, además se puede incluir la dieta mediterránea y estas otras  recomendaciones:

 

· Ingerir la comida principal del día antes de las 15.00 horas y cenar al menos dos horas y media antes de ir a dormir. 

· Evitar comer en las horas de sueño.

· Dedicar entre 15 y 20 minutos para el desayuno y una hora para la comida.

· En cuanto al sueño se  recomienda dormir durante la noche, entre siete y ocho horas diarias, y estar activo durante el día.

· Si se quiere hacer siesta al mediodía, debe ser corta, de 20 minutos.

· Evitar realizar actividades físicas durante las dos o tres horas previas a la hora habitual de acostarse, evitar la exposición a la luz de noche y dormir con oscuridad cuando sea posible.

 

 

En el siguiente enlace podrás encontrar mayor información acerca del tema: 



Escribir comentario

Comentarios: 0